El sumario Gürtel acorrala al PP

Correa: "Cuando registraron el despacho de Ramón, entré en un infierno; era mi asesor"

El cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, mantuvo una conversación el 3 de enero de 2009 con Pablo [Pau] Collado Serra, su hombre al frente de la empresa Easy Concept Comunicación, una de las sociedades de la trama que Correa utilizaba para captar contratas de Administraciones públicas gobernadas por el PP tras colmar de regalos y sobornos a sus dirigentes.

En esa conversación, Correa habla a su subordinado del "infierno" que vive desde que la policía registró el despacho de Ramón Blanco Balín, a quien el cabecilla de la red Gürtel utilizó como administrador de sus empresas y asesor para que colocase su enorme fortuna en paraísos fiscales. Correa comenta a Pau que ha pagado un dineral para conseguir un permiso de residencia en Panamá y deja entrever su intención de huir allí si la situación se le complica a raíz del registro policial.

Más información
La corrupción masiva deja un aluvión de pruebas contra Bárcenas, Camps y Aguirre
La mujer de Camps a El Bigotes: "La caja tiene una pinta... me tumba los Reyes"

Correa. "(...) Escúchame, Pablo, lo que no es normal es que este verano, cuando yo tuve la movida gorda, cuando pasó eso en el despacho de Ramón... ¿Te enteraste de lo que pasó en el despacho de Ramón o no?".

Pau. "Sé por Pablo que ha habido movida, que Ramón está teniendo mucho lío y tal...".

Correa. "Entró la policía en el despacho (...) y se llevaron los ordenadores. A partir de ahí yo entré en un infierno, porque, claro, inmediatamente se llevaron todos mis temas. Date cuenta de que Ramón es mi administrador, ¿entiendes? (...) Entonces me fui a Montecarlo y allí conocí a una persona que me ha estafado una millonada, porque me iba a arreglar unos papeles en Panamá; esa persona es una cónsul de Panamá en Montecarlo y es íntima amiga de la que tú tienes ahí".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pau. "Sí, sí, lo sé".

Correa. "Pero espera, es que en Montecarlo estaba el amigo de Román Villaescusa, que es Javier Tudela, el que me ha comprado el barco, que me debe ciento y pico millones del barco, que no me lo ha pagado, y resulta que mi amigo Javier Tudela ha invitado a navegar en el barco a Adriana, a su hija, a la madre... Fíjate, tío, si el mundo era grande que yo aterrizo en Montecarlo para conocer a esta hija de puta de la cónsul que me ha robado, que me ha estafado, y esta cónsul es amiga intima de ella macho, de la madre [parece que se refiere a Adriana]".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS