El juez pondrá a Matas una fianza alta para eludir la cárcel

El juez del caso Palma Arena, José Castro, acordará hoy la prisión provisional eludible con fianza para el ex presidente del Gobierno balear Jaume Matas. La tesis de letrados personados en la causa es que, para eludir la cárcel, el ex líder del Ejecutivo de las islas deberá pagar una de las garantías más altas impuestas en España a un político imputado por corrupción.

El juez atenderá así la petición de la Fiscalía Anticorrupción, que reclamó para el ex ministro del PP una fianza de tres millones de euros, que se le retirase el pasaporte y que tuviera que comparecer cada 15 días en el juzgado.

Matas está imputado por delitos que suman hasta 24 años de cárcel. El juez y los fiscales creen que existe riesgo de fuga. El Ministerio Público indaga además si cuenta con patrimonio en Norteamérica y el Caribe, puesto que lleva tres años viviendo en EE UU. El ex presidente ha acumulado suficientes inmuebles en España para respaldar los avales bancarios de tan elevada fianza. Podrá contar además con el apoyo de numerosos empresarios.

Los fiscales le señalan como el máximo responsable del caso de corrupción derivado de la construcción del velódromo Palma Arena, en el que se dio una supuesta malversación de caudales públicos de 41 millones sobre los 111 millones de su coste. La investigación documenta ejemplos de supuestos delitos electorales cometidos en la campaña electoral del PP en 2007, pagos de actos partidistas con fondos públicos, facturas falsas y abonos en dinero negro por parte del ex gerente del partido en Palma,Fernando Areal, que es cuñado de Matas.

Silencio en el PP

El PP ha evitado hasta ahora pronunciarse sobre el caso. Ningún dirigente de primera fila ha salido en defensa de Matas, pero tampoco le han censurado. La decisión se ha dejado en manos de la dirección regional, controlada por colaboradores del ex presidente, que desearían que se diera de baja voluntariamente antes que expulsarlo.

Los fiscales imputan a Matas los delitos de malversación, prevaricación y blanqueo, entre otros. El juez ha reflexionado durante tres días, pero parece tener un criterio formado sobre los indicios y rastros de supuesta corrupción, tras haber interrogado a Matas durante más de 15 horas y después de 20 meses de instrucción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de marzo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50