Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer, muy grave al ser apuñalada por su novio en Tetuán

La víctima estaba con su agresor, pese a que él tenía una orden de alejamiento

Fue el mismo agresor, el marroquí Noureddine Ezzaid, de 32 años, el que avisó a los servicios de emergencia. "Acabo de matar a mi mujer", dijo por teléfono, mientras andaba descalzo por el portal del número 21 de la calle de Sófora, en Tetuán. Arriba, en el segundo piso, se desangraba su novia, Khadija E., de 19 años. La víctima, que anoche permanecía muy grave, permitió el acceso al domicilio al supuesto agresor, pese a que éste tenía una orden de alejamiento por malos tratos a su pareja.

La pareja llegó a altas horas de la madrugada. Se entabló una discusión por causas aún no establecidas. La compañera de piso de la víctima intentó separarles, pero no pudo, según relató a la policía. Eran las cinco de la madrugada cuando se rompió la tranquilidad de esta calle próxima a Bravo Murillo. La mujer había recibido al menos tres puñaladas en el brazo izquierdo, la axila izquierda y el pecho. "Cuando bajaron a la mujer en la camilla, parecía que estaba muerta. Se veía muy pálida y ni se movía", explicó un vecino.

Fueron los policías de un coche patrulla los primeros en llegar al domicilio de la mujer, cercano a la comisaría del distrito. Subieron al piso y taponaron las heridas de la víctima hasta que llegaron los facultativos del Samur-Protección Civil. Tras ser intubada y estabilizada por los sanitarios, la mujer fue trasladada al servicio de urgencias del hospital Clínico con pronóstico muy grave.

Los agentes detuvieron al agresor confeso en el acto. Tenía todo el cuerpo manchado de sangre. No opuso resistencia, pero intentó marcharse del lugar, según aseguraron fuentes de la investigación, que informaron de que Noureddine Ezzaid ya fue detenido el pasado mes de febrero por quebrantar la orden de alejamiento. Ayer por la tarde estaba en la comisaría de Tetuán, pendiente de prestar declaración.

La policía también halló en el piso al hijo de Khadija, de menos de un año. "Después de que se llevaran a la mujer los del SAMUR han bajado al niño envuelto en una manta. Aún estaba manchado de sangre. Parecía que iba dormido. El pobre ha estado llorando toda la noche", describió una vecina. El Samur Social recogió al bebé hasta que lo acogió la Comunidad de Madrid.

Los agentes de la comisaría y especialistas de la Policía Científica buscaron el cuchillo utilizado por el agresor para atacar a la mujer. Rastrearon bajo los coches aparcados en la calle. Al final, el arma fue localizada en un patio trasero al que da la vivienda donde reside Khadija y fue enviado a los laboratorios policiales para su análisis. Un agente se descolgó desde el primer piso hasta el patio y pudo recuperarlo.

Algunos habitantes del inmueble destacaron que la mujer lleva muy poco tiempo residiendo allí. Algunos apuntaron que no más de "tres o cuatro meses". En los últimos días habían visto a la mujer con un hombre. "No se relacionaban con nadie. Cuando se cruzaban con algún vecino, bajaban la cabeza y no saludaban siquiera", añadió uno de los vecinos.

Dos mujeres han muerto a manos de sus parejas en lo que va de año en la región.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de marzo de 2010