Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz Ferrán culpa al Gobierno del fiasco de su aseguradora

El líder de la CEOE defiende su gestión ante los empresarios

El Gobierno ofreció al presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, una solución a su aseguradora de la que finalmente se arrepintió. Ésta es la versión que el líder de la patronal ofreció ayer a sus órganos de gobierno sobre la intervención del Ministerio de Economía en Seguros Mercurio. Díaz Ferrán culpa así al Ejecutivo del último de sus problemas empresariales, una actitud similar a la que adoptó tras el fiasco de la aerolínea Air Comet y que trata de contrarrestar una posible contestación interna en la CEOE. Economía replica que esperó "hasta donde humanamente fue posible" para intervenir, pero que la situación de la firma era insostenible.

Los miembros de la junta directiva de la CEOE escucharon a su presidente explicar durante varios minutos las vicisitudes de Mercurio. Díaz Ferrán, según varios asistentes a esa reunión, atribuyó al director general de Seguros, Ricardo Lozano, un repentino cambio de opinión. El pasado viernes, Lozano ofreció al patrón de la CEOE una fórmula para recapitalizar la compañía. Pero el mismo lunes procedió a disolverla con el argumento de que no disponía de recursos para afrontar siniestros que pudieran ocurrir esta misma semana. Un portavoz de Economía niega esa versión y añade que se le han dado muchos plazos al empresario para enderezar la aseguradora.

Air Comet prevé solicitar hoy el concurso de acreedores

Tras esa breve referencia a sus problemas empresariales, el líder de la CEOE preguntó a los asistentes si tenían algún comentario al respecto, pero nadie pidió la palabra. Así que prosiguió el orden del día de la junta directiva. Una veintena de monjes del llamado Monasterio del Cobro, contratados por el sindicato de pilotos Sepla, aprovecharon el encuentro para reclamar a Díaz Ferrán que pague los salarios que adeuda a los trabajadores de Air Comet.

La aerolínea tiene previsto presentar hoy su solicitud de concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos), dos meses después de haber cesado su actividad, informa Amanda Mars. Air Comet había intentado aplazar el trámite lo máximo posible mientras intentaba traspasar parte de los activos a algún inversor, según fuentes cercanas al grupo. Mientras, los 605 trabajadores afectados por la bancarrota acumulan hasta ocho meses de sueldo por cobrar y no podrán reclamar hasta que se formalice la insolvencia de la compañía.

Pese al silencio en los órganos directivos, diversos miembros de la patronal admiten en privado que los problemas del presidente dañan la imagen del colectivo. Quienes mostraron su malestar en público lo hicieron fuera de la junta. "No me parece bien que esté [al mando] con la situación de sus empresas. Las cosas hay que tenerlas terminadas antes de venir aquí", señaló en los pasillos el líder de la Asociación Nacional de Estanqueros, Manuel Fernández Vicario. Se sumaba así al único disidente confeso, el presidente de Cepyme, Jesús Bárcenas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de marzo de 2010