Los afectados de Air Comet pueden empezar a reclamar su dinero

La aerolínea presenta la suspensión de pagos con una deuda de 160 millones y justifica el retraso de tres meses en que buscaba un acuerdo para su venta

Los usuarios afectados por el cierre de Air Comet y los trabajadores de la aerolínea de Díaz Ferrán podrán empezar a reclamar su dinero después de que la empresa haya declarado hoy, tres meses después de echar el cierre, el concurso voluntario de acreedores. La compañía propiedad del presidente de la CEOE y su socio Gonzalo Pascual ha presentado la suspensión de pagos ante el Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid con una deuda próxima a 160 millones de euros.

La presentación del concurso era un paso necesario para que los afectados y el personal de la aerolínea, que llevan hasta ocho meses sin cobrar, empiecen a reclamar su dinero. Aunque no está claro que puedan recuperarlo en su totalidad. En el caso de la plantilla, el Fondo de Garantía Salarial cubre sólo el equivalente a 150 días de salario.

Más información

Según fuentes de la aerolínea, la compañía ha dejado pasar este plazo, amparada en la nueva Ley Concursal, para intentar llegar a acuerdos de pago o sobre su posible venta con proveedores y acreedores, entre ellos el HSH Nord Bank, el banco alemán que provocó su cierre al presentar una demanda ante la justicia británica por el impago de 17,2 millones de euros derivado del alquiler de aviones.

Las fuentes consultadas han explicado que de hecho se ha llegado a acuerdos provisionales con algunos proveedores, aunque no han sido suficientes para evitar la presentación del concurso voluntario de acreedores. El nuevo artículo 5.3 de la Ley Concursal -al que se han acogido grandes empresas como Nozar o Ploder- permite a una compañía negociar un convenio anticipado de acreedores durante tres meses, aunque en este caso era de cuatro por decisión judicial, y declararse insolvente antes de que termine el mes siguiente.

Paraliza el resto de procesos

Esa fórmula paraliza además los concursos necesarios que puedan instar sus acreedores, como el que presentó a finales de diciembre un grupo de ecuatorianos, que en el caso de aceptarse podría conllevar que los gestores de Air Comet llegaran a perder las facultades de gestión y disposción del patrimonio de la empresa.

Según fuentes sindicales, los salarios pendientes podrían suponer entre cuatro y cinco millones de euros, a lo que habría que añadir las indemnizaciones de los 250 trabajadores que han visto extinguida su vinculación con la compañía en virtud del ERE.

Según informa Efe, la compañía podría contar con un activo muy superior a sus deudas, debido a que está pendiente de que el Gobierno argentino le indemnice con 300 millones de dólares (unos 222 millones de euros al cambio actual) por la expropiación de Aerolíneas Argentinas.

Sobre este extremo, el grupo Marsans, también propiedad de Díaz Ferrán, ha presentado ante el CIADI, el tribunal de resolución de conflictos dependiente del Banco Mundial (BM), una demanda para reclamar entre 1.000 y 1.500 millones de dólares (740 y 1.110 millones de euros) por los daños económicos que supuso la expropiación de Aerolíneas Argentinas al grupo español a finales de 2008, según informa Europa Press. La vista definitiva del caso se celebrará en septiembre de este año, y Marsans espera que el laudo arbitral se resuelva antes de lo esperado, concretamente a finales de 2012.

Empleados de Air Comet increpan a Díaz Ferrán a la salida de un foro empresarial celebrado el 27 de enero en Madrid.
Empleados de Air Comet increpan a Díaz Ferrán a la salida de un foro empresarial celebrado el 27 de enero en Madrid.BERNARDO PÉREZ
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción