Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una 'medalla' a costa de Bosé

El alcalde de Torrevieja, del PP, realiza un comentario homófobo contra el cantante y la oposición condena su actitud "despótica"

El PP de Torrevieja ha iniciado una carrera para ver cuál de sus cargos públicos se coloca primero la medalla de la descalificación a Miguel Bosé. Primero fue el portavoz popular en el Ayuntamiento, quien insinuó la suspensión de un hipotético concierto que nunca estuvo previsto. Ayer fue el alcalde el que puso más alto el listón al efectuar un comentario homófobo sobre el artista. Pedro Hernández Mateo no se cortó un pelo en el pleno municipal cuando dijo que él no tendría problemas en contratar al cantante porque "por el mismo precio actúa un artista y una artistaza".

Y todo porque Miguel Bosé comparó la Comunidad Valenciana con una "dictadura comunista", en referencia a Cuba, por la censura de una exposición de fotografías sobre el caso Gürtel.

Bosé comparó Valencia con Cuba por las fotos censuradas El PSOE exige a Camps que repruebe al alcalde

El comentario homófobo irritó a la oposición, y provocó un alud de quejas que obligaron al primer edil a rectificar y pedir disculpas mediante una nota. Hernández Mateo aclaró que se había "malinterpretado" sus palabras y que en ningún momento tenía la intención de "desprestigiar la imagen" del cantante.

Toda la polémica arrancó el jueves pasado cuando el portavoz del PP, Joaquín Albaladejo, sin que hubiera un acuerdo firmado con la productora, se lanzó al ruedo al anunciar que no pensaban contratar a un cantante que se dedica a "vilipendiar" y tirar "por tierra" a la Comunidad Valenciana. El Ayuntamiento aludía a "contactos previos" para que la gira Cardio Tour recalara en Torrevieja el próximo verano. El representante de Bosé negó la existencia de tales contactos previos.

El comentario ayer del alcalde azuzó más, si cabe, esta polémica interesada y ficticia. A primera hora de la mañana se celebraba un pleno extraordinario, a petición del Grupo Socialista, para fiscalizar el premio literario Ciudad de Torrevieja, que cuesta a las arcas municipales 300.000 euros. Al calor del debate, entre gobierno y oposición, el veterano alcalde, empezó por criticar a los medios de comunicación que "tergiversan" la realidad. Y recordó cómo hace 20 años no vinieron al Festival de Habaneras unos coros cubanos, y la prensa interpretó que el alcalde les había vetado. Y otro ejemplo más reciente fue, según el alcalde, el veto a "ese artista o artistaza", en alusión a Bosé. Al segundo, el concejal de Izquierda Unida, José Manuel Martínez, tildó de "lamentable" ese comentario homófobo. Y el alcalde contestó al edil "que lo único lamentable es que usted esté sentado ahí".

Tras el pleno hubo más valoraciones. Las palabras del alcalde son un "gesto repugnante de homofobia", según el concejal de IU que denunció la actitud "despótica, represora y propia de dictadores" de Hernández Mateo. Martínez lamentó que el PP sitúe a los artistas "en una situación de sumisión o de aval a la ideología predemocrática".

El portavoz socialista en la Diputación de Alicante, Antonio Amorós, se refirió al alcalde como "un represor intolerante que no sabe que en democracia existe la libertad de expresión". Marylene Albentosa, de la ejecutiva del PSPV-PSOE, instó al presidente de la Generalitat, a que "repruebe las palabras del alcalde".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de marzo de 2010