Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cajas, el Pastor y Jove dejan morir el fondo estrella del bipartito

Los socios de Crecentia han desembolsado un millón de euros sobre los 40 previstos

Un lento languidecer con un final por escribir. Así se podría definir la actividad de la sociedad Crecentia Galicia, un fondo de inversión impulsado por el bipartito e integrado por lo más granado de las finanzas y la empresa gallegas. Sus ambiciosos objetivos se han dado de bruces con la crisis y un cambio de gobierno en San Caetano, lo que mantiene sus proyectos en un stand by permanente desde el año pasado, según admiten los socios que integran Crecentia, entre los que están las dos cajas de ahorros, el Banco Pastor e Inveravante, el holding del empresario Manuel Jove.

Creada en 2008 para fomentar grandes proyectos de inversión de capital gallego, dos años en el limbo han bastado para echar por tierra las expectativas creadas cuando se presentó Crecentia en sociedad. De hecho, de los diez millones de euros de desembolso previstos por parte de cada uno de los cuatro socios, hasta sumar 40 millones de euros, solamente se ha concretado la aportación de 250.000 euros por cada una de las cuatro entidades, lo que da una suma de un millón de euros. Esa baja aportación de recursos frente a las previsiones iniciales figura en el último informe de gobierno corporativo de Caixa Galicia, y así lo corroboran desde el entorno de Crecentia. Pastor, Caixanova, Caixa Galicia e Inveravante figuran como accionistas de la sociedad, cada uno con un 25% de su capital.

La sociedad nació con "un compromiso mínimo de inversión de 40 millones y con el objetivo de alcanzar, dando entrada a nuevos socios de relevancia, un capital social de 100 millones de euros, ampliables en función de los proyectos que se impulsen" desde Crecentia, según señalaban sus promotores en la presentación del proyecto. Lo cierto es, según explican fuentes del grupo, que hasta ahora no ha cuajado ninguna iniciativa sólida, a pesar de haberse estudiado diferentes propuestas. "En total, han sido unos ochenta proyectos los que se han llevado al comité de dirección, desde inversiones en biotecnología al sector lácteo, pasando por nuevas tecnologías relacionadas con la telefonía móvil", aseguran fuentes de Crecentia.

Los propios socios aluden a dos causas para explicar la parálisis de Crecentia: la crisis económica, que a principio de 2008 todavía no había asomado a Galicia, y un cambio de gobierno que mantiene todas las incógnitas abiertas sobre el futuro del fondo. De hecho, desde la Consellería de Economía, vinculada al proyecto, eluden aclarar la situación real de Crecentia, que se puso en marcha al abrigo de la Fundación Sociedade do Coñecemento, también sin actividad conocida desde que su responsable, Javier Riera, presentase su dimisión el año pasado, meses después de llegar Núñez Feijóo a San Caetano.

Los últimos consejos de administración que ha celebrado Crecentia no han sido presenciales, sino por delegación, y en algunos casos los encuentros se han limitado a aprobar las cuentas correspondientes al primer año de actividad. Entre los consejeros de Crecentia figuran José Luis Méndez, director general de Caixa Galicia; Julio Fernández Gayoso, presidente de Caixanova; José María Arias, presidente del Banco Pastor, y un representante de Arnela Capital, sociedad vinculada a Manuel Jove que detenta la presidencia.

Crecentia tiene por estatutos unos límites de inversión, entre ellos que la sociedad no superará el 25% de participación en las empresas a las que apoye, y tampoco invertirá en la misma empresa o grupo de empresas más del 25% de su capital. "Si la caída de la inversión de las sociedades de capital riesgo en España fue de un 37% en 2009 y hasta un 45% el año pasado, la situación explica en cierta medida sobre qué escenario nos estamos moviendo", explican en Crecentia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de marzo de 2010