Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El niño que movilizó Euskadi en 20 horas

Localizado a cinco kilómetros un menor que desapareció el lunes en Amorebieta

Apuntaba a tragedia, pero acabó con final feliz. Euskadi asistió ayer a una movilización social como hacía tiempo que no se recordaba por una causa solidaria. Su protagonista fue un niño de 12 años, llamado Iker, que a las ocho y media de la tarde del lunes había desaparecido en Amorebieta. Veinte horas después, gracias a un aviso vecinal, fue localizado por la Ertzaintza en una pista forestal de Lemoa, a cinco kilómetros de su casa. Se encontraba bien de salud, aunque estaba cansado y tenía hambre. Se había escapado por voluntad propia.

Nadie lo sabía momentos antes, cuando un espectacular operativo de búsqueda coordinado por el Gobierno se afanaba en encontrar al muchacho. Un helicóptero, varios buzos y patrullas de la Ertzaintza comandaron un dispositivo en el que colaboraron la Cruz Roja, la DYA y Protección Civil, además de 300 vecinos de Amorebieta que participaron voluntariamente en el rastreo de los alrededores. La movilización de su influyente familia permitió encartelar buena parte de Vizcaya con la imagen de Iker. Las direcciones de correo electrónico echaron humo con mensajes en cadena.

Nadie quería creer que un niño de buen carácter, estudiante y deportista hubiera sido víctima de un suceso. Ni siquiera tenía acceso a Internet, por lo que no frecuentaba las redes sociales. Había desaparecido a escasos 200 metros de su hogar. Demasiado extraño para ser posible. Tras casi un día de desasosiego, su hallazgo devolvió la paz a su familia. Y a la sociedad vasca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de marzo de 2010