Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La delincuencia cae un 3,7% y se sitúa en la tasa más baja de la década

Rubalcaba subraya el descenso en los delitos que crean más alarma social

La lucha contra el crimen tiene su propia fórmula. La suma de más policías y más castigo suele dar como resultado menos delincuencia. (Aunque no siempre. Ejemplo: EE UU). El aumento de los agentes en las calles (30.000) mas el endurecimiento del Código Penal (y el que las penas en prisión, con 76.500 internos hoy día, se cumplan casi enteras) explican que la delincuencia en España bajase en 2009 un 3,7% respecto al año anterior en el territorio controlado por Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía (sin País Vasco ni Cataluña), según los datos que ayer presentó en el Congreso el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Bajan prácticamente todas las infracciones, pero sobre todo las que más miedo dan al ciudadano: los tirones, los robos callejeros, los asaltos a viviendas, los asesinatos...

- El balance global. El número de infracciones penales (delitos mas faltas) se redujo desde las 1.858.197 de 2008 hasta las 1.777.465 del año pasado. Ese descenso situó la tasa de criminalidad en 45,8 por cada 1.000 habitantes, "la más baja de la década, ligeramente más baja que la del año 2000 y muy alejada de la de 2002", proclamó Rubalcaba.

- Delitos contra las personas. El descenso es mínimo, fundamentalmente porque han seguido creciendo los malos tratos en el ámbito familiar (un 2,8%). No obstante, se han contabilizado menos muertes de mujeres por sus parejas, actuales o pasadas, que bajan de 76 a 55 en un año. Muchas. Rubalcaba aseguró que en 2009 fallecieron 312 personas por asesinato u homicidio doloso,frente a las 338 del año anterior. Han caído también los delitos de pornografía infantil y corrupción de menores, tras una abrupta subida desde 2001.

- Contra el patrimonio. Los robos han caído en más de 52.000, en todas sus modalidades. Las mayores bajadas son las de los robos con violencia, las viejas sirlas, que descienden a 16 por cada 1.000 habitantes, y los tirones, un delito demodé (caen en picado desde 2002). Los asaltos a casas, que desataron la alarma en los dos últimos años por la violencia con que se cometían, bajan un punto, con una tasa de 36,4 por 10.000 viviendas, aunque de 2007 a 2008 se dispararon. También se sustraen menos coches, pero más caros.

- Blanqueo de capitales. Es la estadística más espectacular. No han parado de crecer los delitos detectados desde 2004. El año pasado se persiguieron 115 delitos de esta naturaleza, caso Gürtel incluido, con 252 detenidos. "Esto es prácticamente todo, no todo, crimen organizado", dijo el ministro.

- Delitos al volante. Los delitos de tráfico o contra la seguridad vial, en vigor desde 2007, engordan las estadísticas. Han crecido un 163% desde que se contabilizan y ya en 2009 supusieron 48.689 infracciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 10 de marzo de 2010