"Sin ese 'pen drive' no tendrían nada"

Francisco Correa, jefe de la trama de corrupción más extensa vinculada a un partido político que se ha desarticulado en España, habló con su abogado en la cárcel y todo quedó grabado por orden del juez Baltasar Garzón.

En su conversaciones del 6 de marzo en la prisión de Soto del Real, Correa se lamenta por la existencia de un pen drive (dispositivo electrónico para almacenar información) donde su contable, José Luis Izquierdo, guardaba la contabilidad de la caja B de su red empresarial, una de las pruebas clave para desentrañar a todos los implicados en la trama.

El jefe de los corruptos habla con su abogado para buscar salidas a su apurada situación. De la conversación se desprende que Correa planea inculpar a Pablo Crespo (su número dos), a Isabel Jordán (ex directiva de una de sus empresas) y a Alberto López Viejo (ex consejero autonómico) de haberlo organizado todo a sus espaldas, o acusar al contable de mentir a la policía para salvarse a sí mismo.

Más información

Pero una y otra vez vuelve a escena el archivo USB: "Es que sin ese pen drive no tendrían nada, me pongo malo".

Abogado: "Aquí tenemos un problema que es el pen drive, que está expresado con toda claridad. Garzón se ha ocupado, la policía mejor dicho, de hacer cuadros de lo que cobra cada uno [...]. Para que exista delito hay que probar la relación entre los pagos realizados a determinados cargos públicos y una decisión administrativa contraria a derecho. Esa asociación todavía no se ha establecido. Ése es el debate que tenemos que dar".

Correa: "Si me preguntan '¿usted le ha dado el dinero a estos señores?', ¿yo qué les digo?".

Abogado: "Yo negaría la realidad. Que lo acrediten".

Correa: "Habrá que ver qué contestan el día 18 Sepúlveda, Ginés...

[ex alcaldes madrileños imputados en el caso]".

Abogado: "Más o menos tenemos controlados a todos. Excepto a Izquierdo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 05 de marzo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50