Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cajas no pueden formar SIP si no se cambia la ley

Las fusiones de cajas de ahorros se retrasan. Hasta ahora ninguna de ellas ha recurrido al fondo de rescate, el FROB, ni siquiera bajo la fórmula de fusión fría, conocida como Sistema Institucional de Protección (SIP). Además de las conocidas zancadillas políticas hay otro obstáculo: el legislativo, ya que la normativa no aclara aspectos básicos en materia fiscal, contable y de órganos de gobierno, ya de por sí complejos en las cajas.

Ésta es la conclusión de un dictamen jurídico del despacho Garrigues a petición de las cajas. "Sin las necesarias modificaciones fiscales (...), las incertidumbres que se generarían podrían suponer un obstáculo casi insalvable". Este bufete también afirma que la ley actual (la LORCA, aprobada en 1985), sólo regula la manera en la que varias cajas pueden cooperar en solvencia y liquidez, pero no en las otras materias citadas.

En opinión de Garrigues, estas deficiencias las sufrirán las instituciones que planteen un SIP tanto apoyado en un banco como en una nueva caja. De hecho, según fuentes del mercado, la CNMV ya ha planteado problemas a algunos de los SIP que están más avanzados por estas lagunas legales. Garrigues sugiere que las uniones formen un grupo capaz de consolidar, desde una perspectiva contable y fiscal, a efectos de la tributación del IVA y el impuesto de sociedades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de marzo de 2010