La reválida berlinesa de Letizia

La Princesa cautiva en Alemania durante su primer viaje oficial en solitario

El abrigo negro y el vestido azul oscuro de la princesa de Asturias contrastaban con la alfombra roja como en las ocasiones distinguidas de la Berlinale. Pero "Letizia von Spanien" no venía a que la homenajearan, sino a participar en el reconocimiento al trabajo de dos científicos alemanes que luchan contra una de las casi 7.000 "enfermedades raras" que aquejan a 30 millones de europeos. La fundación de la esposa del presidente alemán, Eva Luise Köhler, entrega un premio anual a científicos que sobresalen en estas investigaciones médicas. Como apuntó Köhler ante el auditorio, los especialistas carecen a menudo de medios, porque las compañías farmacéuticas apenas ganan dinero con las enfermedades que afectan a poca gente. Una "enfermedad rara" es la que aqueja a sólo cinco entre 10.000 personas. Antes, la princesa había destacado en su discurso "la lucha de estos enfermos y de sus familias" con la enfermedad, y felicitado a los científicos Karin Jurkat-Rott y Marc André Weber por las investigaciones que les valieron los 50.000 euros del premio.

La invitada de honor española cumplió sin dificultad su esperada reválida en el extranjero. Mientras el príncipe de Asturias se encontraba en Uruguay para asistir a la investidura del presidente José Mujica, doña Letizia demostraba en Berlín que, con el Príncipe o sin él, conserva la habilidad para presentarse ante el público que la distinguía cuando era periodista. Por la tarde, las ediciones online de varios periódicos berlineses destacaban su "brillante sonrisa" y su "casi alarmante figura de modelo". La talla 38 de la "guapa" Letizia también causó algunos comentarios en el pequeño grupo de curiosos que esperaban a la salida.

Una de las web más visitadas del país, la del popular diario Bild, celebraba el "brillo real" que, a su juicio, trajo a Berlín la princesa de Asturias en su "visita relámpago". Bajo el artículo, un link daba acceso a un reportaje fotográfico sobre Letizia y sus dos hijas Leonor y Sofía, "las joyas de la corona española", en Mallorca.

Por la mañana, la princesa de Asturias se había reunido con el alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, en un hotel cercano a la sede social de Deutsche Telekom, donde se entregó el premio. Allí hablaron sobre la crisis económica y también sobre los problemas de los afectados por las patologías raras. Un coche oficial llevó a la princesa al palacio de Bellevue, la residencia oficial de los presidentes de Alemania. Eva Luise Köhler la recibió ante la escalinata principal. El presidente Horst Köhler se sumó al almuerzo. La princesa firmó en inglés en el libro de visitas del palacio presidencial. Más tarde, en la entrega de premios, empezó su discurso agradeciendo la invitación en un correcto alemán.

La princesa Letizia, entre la ministra Trinidad Jiménez y el presidente alemán, Horst Köhler, y su esposa.
La princesa Letizia, entre la ministra Trinidad Jiménez y el presidente alemán, Horst Köhler, y su esposa.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS