Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oliart dice que una plantilla poco flexible le obliga a subcontratar

El presidente de RTVE se propone cambiar las reglas laborales de la corporación

Una pancarta contra la externalización del trabajo y a favor de la producción propia recibió ayer al presidente de RTVE, Alberto Oliart, a las puertas del Senado. Pero durante su comparecencia ante la Comisión Mixta de control, hizo poco por calmar los ánimos y echó más leña al fuego en la cadena de desencuentros que mantienen la corporación y sus empleados. Responsabilizó a los trabajadores de la excesiva externalización de programas -"ha habido negativas a trabajar en un momento dado"-, negó que el 50% de la producción sea externa y justificó el fichaje de directivos de fuera de RTVE porque "hay gente que no quiere ascender, por las razones que sean".

Los sindicatos llevan meses quejándose de que su trabajo está siendo encargado a productoras privadas, lo que implica un doble gasto para RTVE. En el fondo de esta polémica está, según Oliart, el convenio colectivo, que obstaculiza "la flexibilización en el cómputo de horarios". El presidente de la corporación dijo que no se trataba de quitarles "un céntimo" en sus salarios, sino de manejar mejor los horarios, para que "una jornada de siete horas no sea de ocho a tres cuando se rueda un documental".

La empresa niega anomalías e irregularidades en la gestión de 2008

Un capítulo de 'Águila roja' cuesta el doble que un pase de 'Piratas del Caribe'

En su campaña a favor de la producción propia, el Comité General Intercentros ha convocado una huelga para el próximo 3 de marzo. Ayer, los sindicatos aprovecharon para trasladar sus quejas a la comisión. Tras denunciar que la renuncia a la producción de programas con recursos propios está despojándoles de su trabajo y demandan un plan que recupere la transparencia en la gestión y que no suponga un sobrecoste a los ciudadanos.

Para fijar las condiciones de productividad y acomodar "al presente y no al siglo pasado" las labores que se realizan en RTVE, Oliart abogó por negociar un nuevo convenio colectivo con los sindicatos. Y aseguró que, hoy por hoy, no se puede prescindir de las productoras externas, sobre todo en determinados géneros, como la ficción. De hecho, la práctica totalidad de las series de TVE corren a cargo del sector privado. Y no precisamente a precios baratos. Un capítulo de Águila roja, por ejemplo, le cuesta más que un pase de Piratas del Caribe, según se desprende de la auditoría de la Intervención General de la Administración del Estado correspondiente a 2008, cuando era presidente Luis Fernández. De hecho, la película de aventuras le salió a TVE por poco más un millón de euros, la mitad que un capítulo de la serie de Globomedia.

Ese informe detalla el coste y las condiciones de compra de contenidos y pone de relieve abundantes anomalías. Pero Oliart quitó hierro al documento y aseguró que hace recomendaciones para mejorar la gestión pero no detecta ninguna irregularidad ni anomalías relevantes, "y menos aún indicios de infracciones legales".

Según el informe, algunos contratos están "sin fechar y en el mismo aparecen en blanco tanto el número de capítulos adicionales a contratar como la fecha en que debe ser comunicada por parte de TVE la extensión de la serie". Del programa Con un par de bromas (de Zeppelin), que constaba de 10 capítulos, refleja que la emisión de los cuatro primeros tienen una cuota media de audiencia del 10,5%, pero no se paraliza la producción "a pesar de estos malos resultados de audiencia". En el caso de España directo, observa la aplicación de un beneficio del 10% para todas las partidas, incluidas las del personal artístico, que en la mayoría de los programas es del 5%. En cuanto a los contenidos deportivos, afirma que no todos los contratos (por ejemplo, la Premier, la Liga de Campeones) figuran en el Registro de Contratos de la corporación y pone de relieve que, por algunos derechos de partidos (la pretemporada del Barça en 2008), se pagó un 40% más en la temporada anterior.

Hacienda especifica que el nivel de utilización de los recursos propios es "en general bajo", que el inventario no está actualizado ("no se realizan recuentos desde 2006"), y que "los contratos deberían tener duración y precio determinado a determinable".

En materia de personal, sostiene que "el sistema retributivo variable del comité de dirección, con un bonus de hasta el 20% de su retribución fija, parece no estar al amparo de normativa alguna". Y en cuanto al proyecto de construcción de una nueva sede para RTVE, detecta que en el proceso de contratación de al menos dos contratos de auditoría "la misma persona y sólo ella firma el informe de la necesidad del servicio, propone a las empresas a las que se debe solicitar ofertas, firma el informe técnico de adjudicación, el contrato y la recepción de los servicios".

El diputado del PP Ramón Moreno concluyó que el texto contenía "elementos de preocupación y alarma". Para Oliart, sin embargo, "se trata de un informe favorable, con salvedades, como suele ocurrir habitualmente en las auditorías que se realizan en el sector público estatal". Oliart esgrimió un informe de la Asesoría Jurídica de RTVE según el cual en la auditoría "abundan declaraciones puramente descriptivas" pero no realiza "ninguna observación de cumplimiento de gestión o recomendaciones de futuro".

Oliart ha convocado para hoy al Consejo de Administración. La reunión se celebrará en su sede (Torrespaña) después de que algunos consejeros hicieran ayer un amago de plante. El presidente quería citarlos fuera de RTVE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de febrero de 2010