Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fotonoticia:

Examen de conciencia por la pederastia de la Iglesia irlandesa

Los obispos irlandeses y el Papa Benedicto XVI iniciaron ayer una reunión de dos días para afrontar el problema de los abusos sexuales a niños cometidos por sacerdotes católicos en este país. Se trata del tercer encuentro sobre la cuestión que se celebra en el Vaticano en los últimos siete meses, después de que el año pasado se publicaran dos informes judiciales en los que se denunciaban los actos criminales cometidos por algunas decenas de sacerdotes durante 30 años, y que tanto los responsables de la Iglesia en Irlanda como las autoridades del país intentaron encubrir a los culpables. Tres de los cuatro obispos implicados han dimitido ya. El Papa "está muy preocupado" por esta situación, dijo el primado de Irlanda, Sean Brady, a Radio Vaticano. El purpurado espera que el resultado de todos estos esfuerzos se traduzca "en un proceso de arrepentimiento, renovación y reconciliación, por el bien de todos". "Todos nos proponemos el mismo objetivo, que es tutelar a los niños" y, para ello, las indicaciones de tolerancia cero que el Papa ha dado "deben ser estudiadas atentamente por todas las personas implicadas", dijo Brady

El secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, pidió a los sacerdotes que han abusado de menores que reconozcan "su propia culpa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de febrero de 2010