Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta inyecta en Caramelo otros cinco millones tras criticar al bipartito

Guerra llegó a decir que el Ejecutivo anterior "tiraba el dinero" en la textil

Seis meses después de que el conselleiro de Economía, Javier Guerra, arremetiera con dureza en el Parlamento contra la política de ayudas y subvenciones del bipartito a la empresa Caramelo, Xesgalicia, un organismo presidido por él, ha acordado dar un nuevo balón de oxígeno a la textil. El pasado 4 de febrero, el consejo de la sociedad gestora de fondos de la Xunta dio luz verde a un préstamo participativo por importe de cinco millones de euros para la firma propiedad del empresario Manuel Jove. Economía no informó en aquella fecha de la operación, a pesar de que sí se divulgaron otras decisiones menores adoptadas por el organismo.

La concesión del crédito aprobado para Caramelo, que ahora mismo ejecuta un plan de viabilidad después de haber despedido a 230 trabajadores, se ampara en los fondos Adiante, orientados a empresas "que necesitan apoyo financiero para salvar una situación temporal de dificultades o evitar que puedan encontrarse en ella", según reza la propia definición de este instrumento. Sin embargo, Economía ha presentado la operación como un impulso a la internacionalización de la firma textil. En esta ocasión, la ayuda económica aprobada desde la consellería de Javier Guerra, esos cinco millones, se articula en un crédito participativo, que tiene la particularidad de que puede convertirse en capital si no se devuelve o si se produce un pacto entre los accionistas. Inveravante, el holding de Manuel Jove, tiene más de un 90% del capital de Caramelo, mientras que Xesgalicia controla un 7,5%.

Xesgalicia ocultó el crédito a la empresa de Jove cuando lo aprobó

Caramelo suma casi 36 millones de euros en ayudas en dos años y medio

El día en que Xesgalicia aprobó la operación, Economía informó sobre un crédito de cuatro millones de euros aprobado en el mismo consejo de administración. No fue hasta ayer al mediodía, a llamadas de este periódico, cuando la Xunta informó de la operación de Caramelo, de más relevancia económica y mayor alcance político. De hecho, las ayudas aprobadas que trascendieron inicialmente fueron para unas empresas (Privilege y Cuarzos Granulados) que suman 90 trabajadores, cuando Caramelo cuenta con 538 empleados.

La decisión del conselleiro de apoyar nuevamente a Caramelo se produce justo seis meses después de que arremetiera en el Parlamento, ya como titular de Economía, contra la política de ayudas y subvenciones del bipartito a la firma textil. En aquella comparecencia, Javier Guerra desveló que el anterior Gobierno había respaldado a Caramelo con más de 30 millones de euros, y lamentó que los grupos de la oposición "vayan ahora a dar abrazos a los trabajadores", mientras "no hicieron nada" por garantizar los puestos de trabajo cuando gobernaban.

De forma acalorada, el conselleiro advirtió entonces: "Están jugando con el dinero de todos y encima están haciendo demagogia. No es un problema de deslocalización, hay un problema de gestión. Ustedes pensaban que el dinero de todos no era de nadie, y por eso lo tiraron. Haremos todo lo posible por mantener el trabajo y la empresa".

En la etapa del bipartito, el total de préstamos concedidos a Caramelo desde la Xunta se elevó a 21 millones. De ellos, 11 se otorgaron a lo largo de un año y medio a través de créditos participativos. Los otros diez millones fueron firmados como préstamos ordinarios, con un período de devolución a largo plazo, superior a cinco años. Jove también logró una línea de avales por parte de la Administración. Fueron seis millones más, cuya finalidad no era otra que la financiación del circulante y la gestión diaria de la compañía. El compromiso del empresario coruñés con el bipartito para salvar la compañía también tuvo como contraprestación la entrada directa de capital público en el accionariado de la firma textil, con otros 3,1 millones de euros. Así consta en las actas de los consejos de administración de la propia empresa.

En su información de ayer, la consellería presentó la nueva ayuda de cinco millones a Caramelo como el eje de un plan de expansión internacional para los mercados de México, Grecia, Portugal, Emiratos Árabes, Qatar, Rusia y China. Ese plan prevé abordar, mediante franquicias y grandes almacenes, nuevos mercados para la empresa en Brasil, Argentina, India, Alemania y Polonia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de febrero de 2010

Fe de errores
En la información de apoyo "Kina Fernández suspende pagos", la edición de Galicia atribuyó ayer por error unas declaraciones del diseñador Adolfo Domínguez al también diseñador Roberto Verino. Fue Adolfo Domínguez quien, el pasado 3 de febrero, pidió el despido "sin trabas administrativas ni judiciales, a la manera anglosajona".