Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AL CIERRE

Giacometti y la gitana

Las noticias que nos transmiten los medios de comunicación, aun las dedicadas a hechos recientes, son fósiles sobre los que se abate un tiempo geológico. Si leemos en el periódico que un muchacho "ha sido herido en la franja de Gaza" nuestra recepción de la verdadera historia que encierra este hecho es emotivamente tan superficial como la punta del iceberg respecto a la montaña sumergida. Una noticia es una historia disecada, empaquetada, contada en láminas tan finas que fácilmente resbalan por la conciencia del receptor, acostumbrado a consumir diariamente decenas de informaciones que tratan de una realidad adelgazada al máximo para ser convertida en producto de comunicación.

El otro día leí que una escultura de Giacometti se había vendido por 74 millones de euros, la obra de arte más cara jamás subastada. ¡Qué gran noticia y qué historia tan pobre! Apenas quedaba rastro alguno del primer impulso que había rodeado la construcción de El hombre que camina I por parte de Giacometti. Ni el lector esforzado aspira a la captura de una emoción, que no sea puramente mercantil, en aquellos párrafos en los que, entre una danza de millones, el escultor suizo y Picasso compiten como caballos de carreras en busca del mayor premio monetario.

El mismo día, el periódico traía una noticia relacionada con el arte de mayores posibilidades para el lector imaginativo: la compra por parte del MNAC del cuadro de Marià Fortuny Carmen Bastián. Se indicaba que la obra era "eróticamente transgresora", ya que la gitana adolescente aparecía con la falda arrebujada en el regazo, de manera que su sexo quedaba al descubierto. Se añadían datos sobre la muchacha: tenía 15 años cuando fue modelo de Fortuny en su Granada natal y, al parecer, se suicidó bajo la presión de su familia.

La noticia, el fósil, no daba para más, pero permitía levantar el vuelo de la imaginación hacia la historia. ¿Qué sintió Fortuny, dos años antes de morir, ante ese cuerpo desnudo y esa mirada sombría y enigmática? ¿Qué sintió Carmen Bastián, también destinada a morir pronto, exhibiendo su desnudez ante el pintor? Lo que sintieron no lo encontraremos recogido en ninguna noticia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de febrero de 2010