Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias de la crisis

El Tesoro reducirá un 34% sus emisiones de deuda neta en 2010

El Estado pedirá al mercado unos 225.000 millones - El nivel de deuda es 20 puntos inferior a la media europea

El Tesoro pedirá este año unos 225.000 millones de euros a los mercados para financiarse. De esa cifra, 76.800 millones serán emisiones de deuda neta, lo que supone una reducción del 34,2% con respecto a 2009, según la estrategia de financiación anual hecha pública ayer por el organismo dependiente del Ministerio de Economía y explicada en Londres por la directora general del Tesoro, Soledad Núñez.

Junto a la emisión neta, el Tesoro deberá hacer frente a los vencimientos de deuda de este ejercicio, lo que supone que la emisión bruta, el dinero total que se pide a los mercados, será similar al captado en 2009 (224.286 millones), según una nota del Ministerio de Economía.

La previsión del Gobierno es que la deuda del Tesoro en circulación al cierre de año alcance una cifra récord de 553.500 millones. Dicha cifra representará el 55% del PIB, con una previsión que para el conjunto de las Administraciones Públicas es del 65,9%. Con esta previsión, el ratio de la deuda española sobre el PIB se mantiene casi 20 puntos por debajo de la media europea, que es del 84% para el mismo periodo, según se encargaron de subrayar Núñez y el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, en Londres.

La directora general del Tesoro vendió su producto entre los inversores, asegurando que los bonos españoles ofrecen un precio muy atractivo, admitiendo que se habían visto afectados por el contagio de otros mercados (en referencia principalmente al griego). Núñez insistió en que España ha tomado firmes decisiones en materia de disciplina fiscal, una idea que subrayó Campa: "Ya lo hemos hecho en el pasado", dijo, en relación con la reducción del déficit y el posterior superávit en los años que siguieron a la recesión de 1993.

El secretario de Estado admitió que 2010 no será un buen año para el empleo. Campa expuso las reformas estructurales, incluida las recientes propuestas sobre pensiones y mercado laboral. De la primera subrayó el gradual retraso en la edad legal de jubilación hasta los 67 años. De la segunda, puso el acento en la reducción de la segmentación del mercado entre fijos y temporales, en la reforma del sistema de negociación colectiva y en los incentivos para la contratación y formación de jóvenes.

También se refirió al Fondo de reestructuración ordenada bancaria (FROB). Admitió que el crédito promotor se percibe como la principal debilidad. Hace unas semanas, la Asociación Hipotecaria subrayó que los promotores debían 325.000 millones que no podían pagar, pero la semana pasada el presidente del Santander, Emilio Botín, se encargó de demostrar que en ese epígrafe de inmobiliarias están incluidos créditos a compañías de seguros, centros comerciales y otras firmas que no tienen nada que ver con el crédito promotor.

Campa puso el acento en que el sector había pasado las pruebas de resistencia del Banco de España. En todo caso, Campa sí concedió que el sector está sobredimensionado, con lo que tendrá que haber una reestructuración.

Soledad Núñez se extendió más sobre las emisiones de deuda. La previsión de emisión bruta de bonos, obligaciones y otros instrumentos a largo plazo asciende a 97.000 millones, incluyendo amortizaciones por 35.400 millones. También se elevará el saldo de letras del Tesoro en circulación hasta 15.200 millones. Además, el Tesoro asumirá 1.500 millones de deuda de RTVE.

Las emisiones a largo plazo seguirán centradas en los bonos a 3 y 5 años y en las obligaciones a 10, 15 y 30 años. El Tesoro también ampliará emisiones de bonos con plazos intermedios ya existentes, para favorecer su liquidez. A este fin también ayudará el aumento del tamaño medio de las emisiones de obligaciones hasta los 16.500 millones.

El Tesoro mantendrá las fechas de sus subastas: los bonos del Estado el primer jueves de cada mes; las obligaciones el tercer jueves. Por su parte, en las letras del Tesoro, como novedad, se mantiene el martes como el día de subasta, pero en las de 3 y 6 meses, será el cuarto martes de cada mes en vez del segundo, y para las de 12 y 18 meses, el tercero. Estas últimas letras han sido reintroducidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de febrero de 2010