Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lucha contra la criminalidad domina las elecciones en Costa Rica

El candidato opositor escala posiciones gracias a su mensaje de mano dura

Casi dos millones de costarricenses acudieron ayer a las urnas para elegir al sucesor del presidente Óscar Arias. Un porcentaje menor al 30% era la abstención prevista por las autoridades para unas elecciones en las que se perfilaba anoche como ganadora Laura Chinchilla, del oficialista Partido Liberación Nacional, a la que los sondeos previos daban el 40% de los votos. Chinchilla, que puede necesitar una segunda vuelta para proclamarse presidenta, sería la primera mujer en gobernar un país que ha logrado sortear con relativo éxito la crisis económica, pero que afronta crecientes problemas de seguridad.

La lucha contra la criminalidad ha sido uno de los puntos clave de la campaña. En un país como éste, reacio a las corrientes de izquierdas que fluyen por América Latina, Chinchilla ha prometido continuar con las políticas aperturistas de Óscar Arias, orientadas a las empresas y al libre comercio, y luchar contra el crimen. Pero los sondeos muestran que su principal rival, Otto Guevara (Movimiento Libertario), le ha arrebatado votos gracias a su mensaje de mano dura contra la inseguridad. Costa Rica, que no tiene Ejército y se ha mantenido ajena a la oleada de conflictos civiles que durante la guerra fría golpeó a sus vecinos, es un país conocido por la estabilidad política y sus bajos índices de criminalidad. Sin embargo, en los últimos años, el país se ha convertido en zona de paso de la droga de México.

Parece difícil que la favorita, Laura Chinchilla, gane en primera vuelta

En San José, la capital, el ambiente callejero ayer por la mañana parecía dar la razón a las encuestas difundidas durante la campaña, que dan como ganadora a Chinchilla, politóloga de 50 años. Lo que no es seguro es que consiga superar la barrera del 40% de los votos válidos para poder ganar en primera vuelta. La seguridad fue uno de los pocos temas en los cuales la candidata intentó desmarcarse del actual Gobierno, que reconoce haber dejado deudas en ese sector. Chinchilla, que fue ex ministra de Seguridad, ha propuesto leyes más duras, mayores recursos judiciales, más cárceles y enfoques sociales para la prevención de delitos.

En cambio, Guevara, al que los sondeos daban el 22% de los votos, planteó castigos mayores para delincuentes y abogó por levantar la restricción de llevar armas de fuego. "No puedo quitarle a un ciudadano su derecho a defenderse si el Estado no puede hacerlo por él", argumentó el abogado. Además, mencionó el referéndum como una herramienta de gobierno, como previendo que, de ganar, enfrentaría un amplio bloque opositor.

Las propuestas económicas de ambos contendientes son similares, en el sentido de que apoyan el libre comercio, pero Guevara quiere llevar aún más allá la liberalización económica y sustituir la moneda actual por el dólar estadounidense, como ya han hecho El Salvador, Ecuador y Panamá. El tercer candidato, según los sondeos, es Otón Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC, centro izquierda), con un 19%. Hay otros seis aspirantes más.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de febrero de 2010