Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU aspira a supervisar los derechos humanos en el Sáhara

La larga huelga de hambre de la independentista saharaui Aminetu Haidar en Lanzarote, a finales del año pasado, parece haber hecho tomar conciencia a la ONU de que la Minurso, su contingente en el Sáhara Occidental, debe tener competencias en materia de derechos humanos. Hoy en día es la única fuerza de paz de Naciones Unidas que carece de ellas.

Christopher Ross, el enviado personal del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para el Sáhara, intervino, a puerta cerrada, el 28 de enero ante el Consejo de Seguridad. "El asunto de los derechos humanos ocupará un lugar destacado en la renovación del mandato de la Minurso en abril", anunció, según un resumen de su exposición al que ha tenido acceso este periódico.

"El Consejo de Seguridad va a tener que ocuparse del asunto y empujarlo" porque, entre otras cosas, figurará en el informe que Ban Ki-moon remitirá en abril al máximo órgano de la ONU. A finales de abril expira el mandato de la Minurso y el Consejo de Seguridad debe pronunciarse sobre su prórroga, pero no está claro que asuma la propuesta de Ross.

Temores marroquíes

Este veterano diplomático de EE UU quiso apaciguar de antemano los temores de Marruecos y de sus amigos, empezando por Francia, que se han opuesto a la ampliación del mandato de la Minurso para que incluya los derechos humanos. Sospechan que sólo velará por su respeto en el territorio de la antigua colonia española y no en los campamentos de refugiados saharauis del suroeste de Argelia.

"Desde un punto de vista histórico puede darse por sobreentendido que el objetivo es Marruecos", prosiguió Ross. "Pero la verdad es que hoy en día tenemos asuntos relacionados con los derechos humanos a ambos lados, también en los campamentos de Tinduf", añadió. El enviado de Ban anunció además que convocará una nueva reunión negociadora informal entre Marruecos y el Polisario a mediados de este mes en Nueva York. Un encuentro similar se celebró ya en Austria a principios de agosto.

La Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados español aprobó, el año pasado, una proposición no de ley instando al Gobierno a trabajar para que el mandato de la Minurso abarque los derechos humanos, tal y como lo piden las grandes ONG internacionales. El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha echado balones fuera cada vez que ha sido preguntado sobre el tema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de febrero de 2010