Bruselas apoya el plan de austeridad griego pero lo evaluará cada trimestre

Almunia dice que los objetivos son ambiciosos, aunque están "rodeados de riesgos"

La Comisión Europea apoya el plan de austeridad presentado por las autoridades griegas, pero lo someterá a una vigilancia sin precedentes con exámenes cada tres meses. El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, afirmó ayer que los objetivos del plan de austeridad griego para reducir el déficit público eran "ambiciosos y realizables, pero están rodeados de riesgos".

El comisario expresó así su apoyo al plan del Gobierno griego, pero advirtió de que no se aceptarán "desvíos en su proceso de realización". "Cada vez que apreciemos desviaciones, porque algunos riesgos se hayan materializado", manifestó a Reuters, "exigiremos medidas adicionales para corregirlos".

La Comisión sería tan exigente como el FMI en caso de que hubiera un rescate
Más información
Grecia subirá los impuestos y la edad de jubilación para atajar la crisis

La Comisión Europea anunciará formalmente el próximo miércoles sus recomendaciones al Plan de Estabilidad presentado por las autorales griegas en el que se detallan las medidas previstas por Atenas para reducir su abultado déficit público. El pasado octubre, el nuevo Gobierno griego, presidido por el socialista George Papandreu, puso al descubierto la dramática realidad fiscal de su país aflorando un déficit público del 12,7% del PIB.

Las nuevas autoridades griegas se han comprometido a aplicar un duro ajuste para situar el déficit por debajo del 3% en 2012. Entre las medidas previstas en el Plan de Estabilidad, prevé la congelación de los salarios de los empleados públicos superiores a los 2.000 euros mensuales, reducción de nuevas contrataciones, recortes sociales y aumentos de impuestos. El periódico griego Ta Nea, señaló el pasado sábado que Bruselas pediría medidas más exigentes a las previstas por el Gobierno griego, algunas de la cuales están pendientes todavía de su aprobación por el Parlamento.

Almunia ha insistido en que el logro de estos objetivos de reconducción del déficit, antes de final de 2012 "es absolutamente necesario". Bruselas fijará mañana un plazo de cuatro meses para que se detalle de manera más "precisa" las medidas previstas, según la portavoz de Asuntos Económicos y Monetarios, Amelia Torres. En este sentido la portavoz precisó que la puesta en práctica de estas medidas se seguirá "mes a mes", con "una vigilancia reforzada". "Grecia", añadió, "deberá presentar el primer informe el 16 de marzo, el siguiente el 15 de mayo y después cada tres meses".

Durante los últimos meses, Grecia está sufriendo una fuerte presión en los mercados financieros, lo que ha provocado un encarecimiento de sus emisiones de deuda pública. Ayer para la colocación de los bonos a cinco años, Atenas tenía que pagar 3,4 puntos más que Alemania, cuyo bono se toma como referencia. Hace tan sólo un mes, el diferencial era de 2,35 puntos porcentuales.

El reconocimiento del déficit real ha provocado una rebaja de su valoración por parte de las agencias de calificación de riesgos, lo que ha agravado la situación. El encarecimiento de su financiación es uno de los motivos de preocupación del Gobierno griego que prevé un aumento de la deuda hasta el 120% de su producto interior bruto (PIB) para este año. Grecia tiene que emitir deuda por valor de unos 53.000 millones de euros para hacer frente a sus necesidades de financiación.

Las dificultades para hacer frente al servicio de la deuda se agudizan por la baja tasa de ahorro del país. En este contexto, la UE está considerando un plan de rescate financiero para que Grecia no tenga que acudir en busca de ayuda al Fondo Monetario Internacional. Una alta fuente comunitaria ha advertido, no obstante, de que "las condiciones de la UE no serán menos duras que las que habría exigido el FMI".

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS