Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy conoció hace un mes la traición de Aguirre con IU en Caja Madrid

El partido decidió que Gallardón cediera para evitar una nueva batalla interna

La dirección nacional del PP, que seguía con atención las negociaciones para que Rodrigo Rato fuera elegido nuevo presidente de Caja Madrid por unanimidad, sufrió un percance a mediados de diciembre. Para entonces, todos los actores del pacto de Caja Madrid (el PP de Aguirre, el equipo del alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, el PSOE, los sindicatos y la patronal) tenían claro cual sería su futuro papel en la cuarta entidad financiera del país. También sabían que se habían terminado las guerras en la caja porque las listas para renovar a los representantes en los órganos de Caja Madrid serían listas únicas de consenso.

Pero el Gobierno de Esperanza Aguirre, que había aceptado a regañadientes que Rato se hiciera con el poder principal de Caja Madrid, impuso una última condición: Fernando Serrano, uno de los dos vocales que correspondían al PP en la comisión de control de Caja Madrid, no era de su agrado. Durante el anterior mandato, Serrano se había alineado en contra de los intereses de Aguirre y a favor del hoy ex presidente de la entidad financiera, Miguel Blesa. Fernando Serrano había llegado a firmar incluso la candidatura con la que iba a salir nuevamente elegido, esta vez por unanimidad, compartiendo terna con Miguel Ángel Araujo (PP) y José Acosta (PSOE). Aguirre no impuso a un candidato alternativo del PP, sino que entregó esa plaza a IU (Rubén Cruz) que nunca hubiera accedido a ella pues carecía de los votos y de los apoyos suficientes. Pero con el dedo de Aguirre le sirvió para ocupar ese asiento.

En su desliz, Aguirre confirmó datos que a Cobo le cuestan una sanción

Aguirre comunicó a la dirección nacional del PP que esas eran sus condiciones. Ana Mato conoció el 18 de diciembre de 2009 el incidente. José Manuel Fernández Norniella, el hombre de confianza de Rato, al que ha elegido como vicepresidente de Caja Madrid y que dirigió todas las negociaciones para lograr un consenso para los nombramientos del futuro de la entidad financiera, también supo que las nuevas condiciones de Aguirre podrían hacer embarrancar todas las negociaciones. La dirección nacional del PP, que preside Mariano Rajoy, pidió un último esfuerzo a Ruiz-Gallardón, que había perdido a su representante en la comisión de control, para evitar una nueva guerra que devolvería al primer plano de la opinión pública los históricos enfrentamientos entre el alcalde de Madrid y la presidenta autonómica. Además, esa guerra volvería a poner de relieve la politización de las cajas de ahorro.

Ruiz-Gallardón aceptó la derrota y el silencio que le pedían desde la dirección nacional del partido. Pero sólo un mes y medio después, aquel episodio que no trascendió a la opinión pública fue retransmitido por Esperanza Aguirre a los periodistas mientras mantenía una "conversación particular" con su vicepresidente, Ignacio González. "Conversación particular" que estaba siendo minuciosamente recogida por un micrófono conectado a una grabadora. "Yo creo que hemos tenido una inmensa suerte de poder darle un puesto a IU quitándoselo al hijoputa", declaró la presidenta.

Aguirre intentó quitar hierro al asunto aclarando que el "hijoputa" no era Gallardón sino "un consejero" del que no dio el nombre pero que era Fernando Serrano. Hasta ayer, Aguirre no había hablado con Serrano para pedirle perdón.

El comité directivo del PP se reúne hoy presidido por Mariano Rajoy. Algunos dirigentes del PP señalaron a este periódico que el desliz de Aguirre no puede quedar impune porque el partido no puede asumir que alguien ceda un puesto institucional a IU por pura venganza personal contra Ruiz-Gallardón. A Manuel Cobo, el vicealcalde de Madrid, el PP le quiere sancionar con un año de suspensión de militancia por una entrevista concedida a EL PAÍS donde censuraba la gestión de Esperanza Aguirre en relación con Caja Madrid o la Cámara de Comercio de Madrid. En su conversación particular, Aguirre confirmó algunas de las denuncias por las que Cobo ha sido sancionado.

La verdad de Esperanza Aguirre (29/1/2010)

Esperanza Aguirre llamó "hijoputa" a un compañero de partido en una conversación particular captada accidentalmente el pasado 29 de enero. El PP "no comenta" el asunto por ser una conversación particular. Aguirre pide disculpas "a los que se sientan ofendidos", pero no ha llamado a nadie.

- Ambición de mando. "¿Éste ha nombrado a la Comisión Ejecutiva en la que estaba Mercedes? Se la ha renovado, claro, seguro, no ha protestado... Ha tenido que meter al PSOE por algún lado habrá quitado... A Estanis[Estanislao Rodríguez, vicepresidente de la Caja Madrid con Miguel Blesa], ¿no? A Estanis lo ha quitado para poner a éste [José Manuel Fernández Norniella, que ocupa ahora ese mismo cargo]. Mucha gente se quejaba de que Estanis no se ocupaba....". Ignacio González: "Ni siquiera aspira a vicepresidente". Aguirre: "A-co-jo-nan-te".

- Armas contra el adversario. "O sea que nosotros, ¿qué arma tenemos contra él?". Ignacio González: "Ellos van a presentar lo de la ley y luego harán cualquier cosa con los consejeros" [en referencia a que Rato y su equipo promueven una reforma legal para que entren otros dos representantes en el Consejo de Administración, uno de los sindicatos y otro de la patronal, para equilibrar]. Esperanza Aguirre: "Pues yo creo que serán indubitados, espero, porque no hemos nombrado más que a Carmen. Javier López Madrid y Arturo, a esta Mercedes y a Estanis". Ignacio González: "Y están los de IU".

- Maniobras sobre el poder. Aguirre: "Yo creo que nosotros hemos tenido la inmensa suerte de poder darle un puesto a IU quitándoselo al hijoputa".

- La toma de la Cámara de Comercio. "Esta mañana, este pollo que hemos puesto en la Comisión de control en vez de Pedro Antonio, éste que no me acuerdo cómo se llama... este Corsini

[Miguel, ex presidente de Renfe durante el mandato de José María Aznar], como si no fuera conmigo". Ignacio González: "Arturo quiere ser presidente de la Cámara de Comercio, para dejarle después la gestión a Corsini". Aguirre: "¿Y nosotros qué pensamos de eso?".

La verdad de Manuel Cobo (26/11/2009)

El vicealcalde de Madrid, fiel colaborador de Alberto Ruiz-Gallardón, realizó unas duras declaraciones sobre el Gobierno de Esperanza Aguirre y sus manejos de poder en Caja Madrid en una entrevista publicada en EL PAÍS el 26 de noviembre de 2009. El PP propone suspenderle un año de militancia por estas palabras. En breve, Cobo presentará alegaciones. Esto es un extracto de lo que dijo:

- Armas contra el adversario.

"Los que no han dado a mi partido más que malas noticias y rumores de las peores cosas, no pueden poner en este espectáculo de la miseria humana a Rodrigo Rato. Es de vómito. Aunque intentaron encontrarme algo que me hiciera dependiente de ellos a través de esa gestapillo que montaron y espiándome, como espiaban a Alfredo Prada (...) Buscarán, porque ya lo hicieron antes, alguna foto mía con Zapatero, o de alguien con alguna señora o señor que piensen que compromete".

- Maniobras sobre el poder.

"A pesar de todos los problemas que le ponen cada día encima de su mesa, a pesar de todo lo que haga el PSOE, y los o las que por ambición personal, intoxiquen, compren o manipulen, Rajoy será presidente del Gobierno (...) Aquellos que acusan

a Ruiz-Gallardón de no seguir las directrices del PP, están viendo hoy que él jamás hará nada en contra del PP".

- Ambición de mando. "Los cercanos a Aguirre han puesto a Rato en un espectáculo de cloacas y ambiciones (...) Quieren negar a mi partido, a la dirección nacional y a Rajoy cualquier opinión y criterio sobre este asunto (...) Nadie ha visto mayor intervencionismo que el que ha habido en este periodo [de Gobierno de Esperanza Aguirre] y ya no engañan a nadie".

- La toma de la Cámara de Comercio. "Vinieron a por Pío [García-Escudero, ex presidente del PP de Madrid] y yo no hablé porque no era de Pío; vinieron a por la tele y yo no hablé porque no era de la tele; vinieron a por la Cámara de Comercio y yo no hablé porque no era de la Cámara; vinieron a por Ifema y yo no hablé porque no era de Ifema; vinieron a por la Caja y yo no hablé porque no era de la Caja...".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de febrero de 2010

Más información