Miles de familias salen en defensa del barrio de El Cabanyal en Valencia

Los manifestantes exigen a Barberá que rehabilite y no destruya el patrimonio

Fueron más de 50 minutos de ver gente y más gente desfilar a buen paso por la calle de la Reina hacia la avenida del Mediterráneo y el mercado municipal. "En El Cabanyal no hay tanta gente", proclamó un vecino airado y partidario de la prolongación de la avenida de Blasco Ibañez de Valencia que, de realizarse, destruiría la trama urbana del barrio marinero de Valencia. Y tenía razón, porque ayer no sólo se manifestaron miles de vecinos de El Cabanyal-Canyamelar. También lo hicieron miles de vecinos de otros barrios de Valencia que sienten que está en juego una parte importante de su patrimonio colectivo, de su memoria y de su futuro.

Familias con perro, en bicicleta, con los carritos de los niños, venidas en tranvía, a pie o en coche aguardaron ayer pacientemente para colocarse detrás de una pancarta con el lema Salvem El Cabanyal-Canyamelar que portaban siete mujeres y tres hombres vecinos del barrio. La plataforma cívica contó 30.000 manifestantes. La Policía Local de Valencia se plantó en 3.000.

Más información
La visión de Canal 9
Historia de dos ciudades
El Constitutional en pleno verá la admisión a trámite del recurso de El Cabanyal
Los socialistas valencianos lanzan una campaña en defensa de El Cabanyal
El Constitucional suspende los derribos en El Cabanyal
La alcaldesa de Valencia se planta por sorpresa en El Cabanyal
González-Sinde advierte a Barberá de que no siga con el plan de El Cabanyal
La Abogacía del Estado avala que se den licencias de obra en El Cabanyal

Los representantes de los partidos políticos -todos menos el PP- se agruparon a un centenar de metros de la cabecera de la manifestación con el lema central de la convocatoria: El Cabanyal es nostre i el volem sencer i viu. Entre los manifestantes, varias batucadas y un grupo de gaiteros se encargaron de poner la música. Cañas con pequeñas velas blancas en la punta y carteles artesanales con alusiones a las ansias de Rita Barberá de demoler la trama urbana del barrio punteaban la imagen de los manifestantes.

Al finalizar el recorrido, un portavoz de la plataforma vecinal leyó un comunicado en el que reclamó "un plan de rehabilitación integral que cuente con la participación de los ciudadanos" y recordó que El Cabanyal nunca había sido una zona degradada hasta la decisión de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, de "expoliar" el barrio para impulsar "un proyecto especulativo".

"Están enmarranando el barrio para que la gente se vaya", insistió un jubilado de nombre Miguel, que reconocía a uno de sus vecinos que en El Cabanyal hay determinadas calles que se han vuelto peligrosas e insalubres por el hacinamiento de familias con riesgo de marginación y el trapicheo de drogas. "No se puede permitir que el barrio continúe deteriorándose", sentenció Petra Galán, que acudió en su silla de ruedas a la manifestación.La portavoz de la plataforma cívica Salvem El Cabanyal, Maribel Doménech, explicó que el plan que pretende derribar más de 450 edificios para prolongar la avenida de Blasco Ibañez hasta el mar es "un ataque a la cultura, a la memoria colectiva y a la identidad, porque es un barrio singular y hermosísimo digno de permanecer en el tiempo". Para Doménech la prolongación que insiste en realizar el PP "no es necesaria, ya que hay cinco avenidas que dan al mar y en este momento hay proyectos que van a llevar a dos nuevas salidas".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La plataforma vecinal reconoció ayer que está "esperanzada" porque la declaración de expolio realizada por el Ministerio de Cultura ha dado paso a una nueva situación. "Se trata de un proceso judicial, no político", insistió.

La decisión del Consell de reunirse de urgencia el pasado sábado -para presentar la decisión del Gobierno de recurrir ante el Tribunal Constitucional el decreto ley que levanta la protección patrimonial a El Cabanyal como un ataque a la autonomía valenciana- no desanimó a los vecinos, que exigieron al PP que renuncie al expolio urbanístico.

Tanto el Consell como el equipo de gobierno municipal insistieron en presentar la protesta ciudadana como la de un grupo de gentes venidas de Madrid y, especialmente, de Cataluña para impedir la prolongación de una avenida en Valencia. El remate lo puso el portavoz popular en las Cortes Valencianas y consejero de Ciudadanía, Rafael Blasco, para quien el recurso interpuesto contra la decisión del Consell de levantar la protección al barrio de El Cabanyal "es la mayor agresión que sufrimos los valencianos desde que Felipe V abolió los fueros".

El teniente de alcalde del Ayuntamiento de Valencia, el popular Alfonso Grau, tampoco escatimó esfuerzos a la hora de descalificar a los manifestantes. Grau tachó de "bochornoso espectáculo" la manifestación vecinal organizada por "grupos radicales".

Por su parte, la portavoz municipal socialista, Carmen Alborch, explicó que la prolongación que partiría en dos el barrio es "absolutamente innecesaria". "Hemos venido a apoyar el barrio y a los vecinos de El Cabanyal, a defender sus modos de vida y su arquitectura", dijo Alborch.

La coordinadora general de Esquerra Unida, Marga Sanz, y el coordinador de Valencia ciudad, Amadeu Sanchis, indicaron que el Ayuntamiento "ha perdido los papeles" e instaron al PP a rectificar y apostar por la rehabilitación y no la destrucción del barrio.

El portavoz parlamentario de Compromís, Enric Morera, acompañado de otros cargos de su coalición, afirmó que "Barberá ha tocado fondo con el proyecto destructor". "A pesar de presentarse como defensora de las tradiciones, Barberá es capaz de destruir edificios protegidos para beneficiar a unos pocos", indicó.

Una vista de la calle de la Reina durante la manifestación de ayer por la mañana en El Cabanyal.
Una vista de la calle de la Reina durante la manifestación de ayer por la mañana en El Cabanyal.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS