La nueva estación de Basurto sumará un 25% más de viajeros

Feve inaugura el tramo soterrado entre Olabeaga y Rekalde

Los pasajeros que circulan habitualmente por la estación ferroviaria bilbaína de la Concordia contemplaban ayer entre asombrados y confusos el enjambre de periodistas y autoridades que asaltaron a mediodía el vestíbulo de la estación. El alcalde de Bilbao y presidente de Bilbao Ría 2000, Iñaki Azkuna; el presidente de Feve, Ángel Villalba y el delegado del Gobierno, Mikel Cabieces, inauguraban el soterramiento del trazado ferroviario entre los barrios de Olabega y Rekalde y la nueva estación de Basurto-Hospital. Hna sido necesarios cuatro años de obras y un presupuesto de 66 millones de euros para un proyecto que incrementará en un 25% el número de usuarios de la línea, según Feve.

El proyecto supone un presupuesto total de 66 millones de euros

Los dos vagones de tren recorren en apenas cinco minutos el trazado de 1,5 kilómetros, el mismo de siempre, pero que ya no supone una frontera de hierro entre los barrios de Rekalde y Basurto. La línea que une la estación de la Concordia, en pleno centro de Bilbao, y Zorrotza, cuenta, además de con la nueva parada frente al hospital, con una intermedia en Ametzola.

La nueva estación, sobria, recubierta con más de 500 metros de vidrio que permiten que la luz natural llene el andén, absorberá a diario 50 trayectos para enlazar con el resto de la línea de Cercanías y las regionales hacia Santander y León. El presidente de Feve resaltó la ubicación estratégica de la parada, junto al hospital y al intercambiador de San Mamés.

El proyecto, que también comprende el enlace con la línea de Cercanías de Renfe, suma un recorrido total de 2,7 kilómetros y permite que Bilbao cuente con un nuevo espacio a urbanizar. La operación incluirá la construcción de un parque de 12.000 metros cuadrados frente al Hospital de Basurto, un bulevar de un kilómetro, otros 14.000 metros de zonas ajardinadas y un bidegorri de 1,2 kilómetros. Pero habrá que esperar. "Hay que empezar la parte exterior; no tenemos los recursos económicos totales para todo, pero vamos a empezar", subrayó Azkuna.

Lo inmediato es la segunda fase del proyecto, que concluirá en tres meses. En ella se facilitará el acceso a la nueva estación, se reconstruirá un tramo de la carretera Basurto-Kastrexana y de la calle Bentazarra y la reposición temporal de las conexiones peatonales de Masustegui.

También se habilitará una conexión provisional entre las calles de Biarritz, Tellagori, Estrada de Mala y Sabino Arana, que permitirá la demolición del puente de los Capuchinos. Como sentenció ayer Azkuna "todavía hay tajo, mucho tajo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de enero de 2010.