Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Cementerios nucleares: no, gracias

Boadilla del Monte, Madrid

Las centrales nucleares no explotan, ni contaminan si no hay accidentes, ni siquiera hacen ruido, pero de todas las fuentes de energía que se utilizan para diversificar el suministro, petróleo, gas, carbón, aire, sol o agua, son las únicas que generan residuos altamente contaminantes que lo seguirán siendo dentro de 500 años, y puede que dentro de 2.000.

La hipocresía se manifiesta estos días al comprobar que pueblos que tienen y apoyan las centrales nucleares que les da de comer sin esfuerzo, rechazan el almacenamiento de residuos nucleares, es decir, quieren producir residuos pero que el inconveniente que eso produce lo asuman otros. Se quiere la energía nuclear o no, pero si se quiere hay que asumir sus inconvenientes.

Hay que decidirse y dejar de ser hipócritas, si queremos energía nuclear, tenemos que asumir los residuos y dejárselos en herencia a las 200 generaciones venideras, o por el contrario desmantelemos o paralicemos las centrales nucleares hasta que no se sepan tratar los residuos.

Por cierto, que en esa tecnología no se está trabajando, porque la fisión nuclear, la actual, será sustituida por la fusión nuclear, que carece de inconvenientes excepto el coste, al menos de momento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de enero de 2010