Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón procesa a Otegi y Usabiaga por ser de ETA

El portavoz, acusado de pactar treguas parciales en Euskadi

El juez Baltasar Garzón procesó ayer a los dirigentes de Batasuna Arnaldo Otegi y Rafael Díez Usabiaga, así como a otros seis responsables de la izquierda abertzale, por un delito de pertenencia a banda terrorista, que se castiga con penas de entre 10 y 15 años de prisión, por su implicación en Bateragune, que fue la última reactivación de la formación ilegalizada y que desarticularon Fuerzas de Seguridad el 13 de octubre de 2009.

Otegi y Díez Usabiaga -junto con Rufi Etxeberria, que no ha sido procesado por falta de pruebas- lideran el proceso de debate en la izquierda abertzale en el que propugnan el fin del terrorismo de ETA y el retorno a la legalidad. Sin embargo, ni el juez Garzón ni la fiscalía, que recientemente reclamó el procesamiento de Otegi y de sus compañeros, consideran ciertos esos propósitos. Tanto es así que el magistrado, en el auto dictado ayer, destaca que "dentro de las actividades desarrolladas por Arnaldo Otegi, como máximo responsable de Bateragune, estaría también el conseguir treguas encubiertas para Euskal Herria de acciones de ETA, en cumplimiento de las directivas de ésta, para facilitar los contactos y aproximaciones con formaciones o agentes políticos y sociales soberanistas o independentistas que se muestren contrarios a la violencia y que exijan su cese como requisito para continuar, si bien la actividad violenta continúa en el resto de España".

El juez precisa que Bateragune es la comisión de coordinación o dirección de la izquierda abertzale, es decir, un órgano creado, dirigido y controlado por ETA para armonizar diversas estructuras (Batasuna, Ekin, Askatasuna, ANV, PCTV, Gestoras pro Amnistía, Segi y otras declaradas ilegales) que en la clandestinidad y junto al frente institucional de ETA componen el complejo terrorista que dirige la organización terrorista.

Bateragune era la estructura que desarrollaba las diferentes acciones de la banda "para alcanzar los fines integrales de su proyecto político social para Euskadi, a través de la violencia terrorista". Los procesados, además de Otegi y Usabiaga, son Miren Zabaleta, Arkaitz Rodríguez Torres, Sonia Jacinto, José Luis Moreno Sagüés, José Manuel Serra y Amaia Esnal. Todos ellos deberán comparecer el próximo 10 de febrero ante el juez para prestar declaración.

El panorama se presenta sombrío para Otegi, que mañana será juzgado junto con otros cuatro miembros de la izquierda abertzale por el homenaje tributado en julio de 2005 al preso de ETA José Sagarduy. El Foro de Ermua solicita cuatro años y seis meses de prisión para él por enaltecimiento del terrorismo.

Pero Otegi, además, tiene pendientes otros procesos, como el del Batasuna, donde está acusado de integración en banda terrorista en grado de dirigente y el del mitin de Anoeta del 14 de noviembre de 2004. Un horizonte de muchos años de prisión si es condenado.

LAS OTRAS TRES CAUSAS

El mitin del programa político

Arnaldo Otegi, Joseba Permach y Joseba Álvarez se enfrentan a 18 meses de prisión y 12 años de inhabilitación por participar en el mitin de Anoeta, el 14 de noviembre de 2004, para anunciar su programa político. El Foro Ermua reclama cinco años de cárcel y 20 de inhabilitación por supuesto enaltecimiento del terrorismo durante aquel acto.

Homenaje al preso de ETA más antiguo

Arnaldo Otegi participó, junto con otros cuatro miembros de la izquierda abertzale en el homenaje a José Sagarduy, el preso de ETA que más tiempo lleva en prisión. Fue en Amorebieta (Vizcaya) en julio de 2005. Ahora el Foro de Ermua pide para él cuatro años y seis meses por enaltecimiento del terrorismo. El juicio se inicia mañana.

Dirigente de Batasuna

La causa más grave que Otegi tiene pendiente es el sumario 35/02, también conocido como el de Batasuna. Está procesado por pertenencia a banda terrorista en grado de dirigente y la pena que le podría corresponder al dirigente abertzale, en caso de ser condenado, oscilaría entre 10 y 15 años de prisión. El juicio no ha sido señalado todavía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de enero de 2010

Más información