Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empleados de Alfageme terminan su encierro

Además del dinero necesario para pagar las nóminas, el aval autorizado por la Consellería de Economía a la conservera Bernardo Alfageme ha inyectado algo de optimismo entre la plantilla. Los trabajadores terminarán el lunes el encierro, que iniciaron en Navidad en Vigo y el día 13 en Ribadumia, y que los llevó a instalarse en las naves de la firma. La inyección de 1,2 millones de euros en las cuentas de la conservera, un capital respaldado por el Igape, ayudará a que la fabricación de latas de la marca Miau se reanude. Ese balón de oxígeno servirá para comprar materia prima y para pagar la nómina de diciembre y parte de la paga extra a los 277 operarios en plantilla.

Esta semana, los trabajadores realizaron varias movilizaciones en protesta por los impagos. La más sonada fue la concentración ante la casa de Juan Lago, presidente de Promalar, la empresa inmobiliaria propietaria de Alfageme. Fuentes cercanas al máximo accionista señalan que éste "lleva meses buscando una solución que ayude a reflotar la empresa", y que pasaría por reestructurar la producción e invertir en nuevas instalaciones. Promalar reclama la modificación del Plan General de Ordenación Urbana para que contemple como suelo urbano consolidado la parcela de 25.000 metros cuadrados que tiene en Bouzas (Vigo). Los trabajadores, por su parte, asumen que es imposible seguir manteniendo cuatro centros de envasado a menos de 50 kilómetros de distancia y dan por descontado el traslado. La empresa tiene otras dos fábricas en O Grove y Vilaxoán.

Durante el gobierno bipartito, la conservera recibió avales por importe de 30 millones, según destaca la Consellería de Economía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de enero de 2010