Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Diseño

Al sol que más ahorra

Arranca la carrera para construir la vivienda autosuficiente

La carrera para llegar a construir la vivienda autosuficiente ha comenzado. Se trata de que las casas, que actualmente en la UE consumen el 40% de la energía total, estén diseñadas y equipadas de tal forma que generen la misma energía que consumen. Para impulsar la investigación en este campo, desde 2002 el Departamento de Energía de EE UU organiza cada dos años el Solar Decathlon, un estricto concurso de 10 pruebas en el que equipos de estudiantes de diversas universidades compiten por diseñar la vivienda industrializable más sostenible y eficiente en términos energéticos.

La novedad es que, por iniciativa del Ministerio de la Vivienda, este año y en 2012 habrá también una edición europea del concurso (www.sdeurope.org). Cuando la villa solar despliegue sus prototipos en un enorme solar sobre la orilla del Manzanares en Madrid, entre el 18 y el 27 de junio, habrá además cinco casas made in Spain entre las 19 que habrán diseñado equipos de universidades de todo el mundo.

Una de estas casas, la que presenta el Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña, comenzó a construirse ayer en una gran nave de Barcelona que parece casi una atarazana, no sólo porque la forma y manera de construir de la casa se asemeja a la de un barco, sino porque el inicio de "la obra" se celebró como una botadura. Más allá de su forma ovalada y futurista, su peculiaridad, afirma Vicente Guallart, director del instituto, es que se ha creado digitalmente con el objeto de que pueda ser fabricada en cualquier lugar del mundo en el que haya un ordenador y una máquina láser lo suficientemente sofisticada y grande como para permitir cortar los diferentes elementos de madera de la edificación que después se ensamblan. La competición será dura porque todas las maquetas presentadas, desde la modular Solarkit que presenta la Universidad de Sevilla a la desplegable y ampliable de la Politécnica de Valencia, son sugerentes. Tienen en común que sólo se alimentan del sol, pero lo que cuenta es cómo lo hacen y cuánto cuesta conseguirlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de enero de 2010