Ryanair pide los derechos para irrumpir en El Prat en la temporada de verano

La líder del bajo coste europeo planea crecer en la ruta Madrid-Barcelona

Después de más de un año de especulaciones, Ryanair ha solicitado la reserva de slots (espacios para despegue y aterrizaje) en el aeropuerto de El Prat, lo que significa algo más que la entrada en juego de una nueva compañía: supondrá, cuando se confirmen, la irrupción por primera vez en el mercado barcelonés de la aerolínea de bajo coste más agresiva en precios, una prueba de fuego para Vueling, Spanair, Iberia, Air Europa y Easyjet, que aún afrontan los estragos de la crisis. Es también la confirmación de El Prat como aeropuerto de referencia de los vuelos baratos (suponían el 40% del tráfico entre enero y mayo, frente al 15% de Barajas), un perfil del que abominan sectores empresariales y políticos.

AENA asegura que la aerolínea no recibirá un trato privilegiado

La compañía ya ha llevado a cabo la prerreserva de slots en múltiples horarios desde Barcelona para la temporada de verano (del último domingo de marzo al último de octubre) sin concretar los destinos, un dato que las compañías ocultan hasta el último momento para no adelantar su estrategia a la competencia.

Ryanair debe confirmar cuáles operará finalmente y para qué ciudades a primeros de marzo, según fuentes del sector, pero los rivales llevan meses viéndole las orejas y creen que se quiere centrar en la transitadísima ruta Madrid-Barcelona y otros enlaces turísticos europeos (como Francia y Baleares) con precios de derribo. La irlandesa siempre ha recalcado a este respecto que no confirmará sus planes para Barcelona hasta que las rutas estén decididas y sean un hecho. AENA, el organismo que gestiona los aeropuertos, recalca que Ryanair no obtendrá ciertas condiciones privilegiadas que había reclamado para operar en Barcelona, como unas tasas más baratas y la posibilidad de embarcar a los pasajeros a pie. "Ryanair, si opera, pagará las mismas tasas y tendrá que usar los fingers [pasillos elevados que conectan la terminal con los aviones] para embarcar a sus pasajeros", recalcaron ayer fuentes de AENA. La compañía irlandesa ya vuelva desde Madrid-Barajas sin condiciones especiales.

No es el mismo trato que Ryanair recibe por volar desde aeropuertos secundarios como Girona o Reus, donde la compañía obtiene ingresos económicos de la Administración vía acuerdos de mercadotecnia para promocionar los destinos turísticos catalanes. La Generalitat le ha garantizado más de 14 millones para el periodo 2009-2011.También contará con este tipo de acuerdo para volar desde el aeropuerto ilerdense de Alguaire, aunque la Generalitat no ha hecho público aún el montante económico pactado, según explicaron ayer fuentes del Departamento de Política Territorial y Obras Públicas (PTOP).

El peligro de que Ryanair se haga fuerte en El Prat es que reduzca su oferta en Reus y en Girona. También el daño que puede hacer a la competencia, a aerolíneas de bajo coste (Vueling e Easyjet) y aquellas que vuelan en la ruta Madrid-Barcelona y otros destinos turísticos, como Iberia, Vueling, Spanair y Air Europa.

El plan que la compañía puso hace unos meses sobre la mesa prevé transportar a 15 millones de turistas al año (más de la mitad del tráfico de El Prat en 2009), ya que las ofertas rompedoras de la aerolínea captan clientela de otras aerolíneas y generan una nueva demanda.

Vueling (unida a Clickair) lideró El Prat en 2009 con casi siete millones de pasajeros, seguida a distancia por Spanair con 3,6 millones y Air Europa con 1,9. Ahora Ryanair puede dar un vuelco a esta tabla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 19 de enero de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50