Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cocaína causa un 3% de las muertes repentinas

Autopsias demuestran que el uso de pequeñas cantidades puede matar

La cocaína puede matar de forma repentina, incluso tomándola en pequeñas cantidades. Un estudio del Instituto de Medicina Legal de Sevilla ha demostrado que el 3% de muertes súbitas en el Suroeste español están relacionadas con el consumo de esta droga. Los resultados los publica hoy la revista European Heart Journal. Los autores del trabajo creen que se pueden extrapolar al resto de Europa, aunque la prevalencia puede variar de un país a otro.

El estudio, dirigido por Joaquín Lucena, jefe del servicio de Patología Forense del instituto sevillano, investiga cuidadosamente todas las circunstancias que rodearon una serie de muertes súbitas entre 2003 y 2006. Durante el post mórtem, analizaron sangre y orina en busca de rastros de sustancias tóxicas, estudiaron los órganos, y recopilaron información sobre abuso de sustancias o las circunstancias y el escenario de la muerte. De las 668 muertes súbitas producidas durante el periodo del estudio, 21 fueron relacionadas con el uso de cocaína en hombres entre 21 y 45 años y la mayoría, provocadas por cambios adversos en el corazón y las arterias, afirma Lucena.

La combinación con alcohol y tabaco aumenta el peligro

Los patólogos encontraron que los niveles medianos de cocaína en sangre u orina eran de 0,1 y 1,15 miligramos por litro, respectivamente. Estas variaciones responden a factores relacionados con la droga (cómo fue tomada, cómo la procesó el cuerpo y qué otras sustancias se ingirieron al mismo tiempo) y también con el índice de masa corporal, el uso agudo o crónico de la droga y otros elementos subyacentes de salud, edad y sexo. Los investigadores creen que cualquier cantidad de cocaína puede tener potencial tóxico, ya que algunos pacientes sufrieron problemas con concentraciones relativamente bajas en sangre, mientras otros toleraron grandes cantidades sin consecuencias.

Los investigadores también encontraron que el 8% de hombres que murieron después de consumir cocaína también fumaban y el 76% había ingerido alcohol. "La combinación de cocaína con uno o ambos hábitos se puede considerar un cóctel mortal", explica Lucena. Éste es el primer estudio detallado que investiga la asociación entre la muerte súbita y la cocaína.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de enero de 2010