Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rechazo "total" en la Academia al decreto del gallego

CC OO y UGT se unirán a la huelga si Educación no flexibiliza su propuesta

Las actuales bases del decreto para el uso de gallego y castellano en el sistema educativo están lejos de superar, también, la barrera del galleguismo institucional. La Real Academia Galega, que ha pospuesto la elección de nuevo presidente hasta emitir informe sobre el anteproyecto -con carácter no vinculante, como el Consello da Cultura-, le dedicó ayer el primer plenario del año.

"Las opiniones fueron todas muy críticas sin excepción. La mayoría ni siquiera entró a valorar la posibilidad de enmendar el articulado", señaló nada más acabar el presidente en funciones, Manuel González. Una comisión de estudio formada por Xosé Luís Axeitos, Víctor Freixanes, Manuel Rivas, Francisco Fernández Rei y Xesús Ferro Ruibal sintetizará estos días las aportaciones de los académicos. El plenario se reunirá otra vez, posiblemente a finales de semana, para aprobar el documento que se trasladará al Ejecutivo. El rechazo al actual texto es "total", señalaron otros miembros de la RAG. "Las posibilidades de llegar a un consenso con el borrador actual no existen".

"Con el texto actual el consenso es imposible", dicen los académicos

Prudente, González no quiso valorar las declaraciones del responsable de Política Lingüística, Anxo Lorenzo, que habló de una "mayoría silenciosa" que justifica el decreto, contra "los sectores más extremistas". "Nosotros no somos ningún sector extremista", puntualizó. "Nuestro informe será serio y ponderado".

Los supuestos extremos, de momento, reúnen a los sindicatos mayoritarios, las APA de centros públicos, las agrupaciones de directores y varias plataformas cívicas. Entre ellas, A Mesa pola Normalización Lingüística que ya está ultimando todos los preparativos para la huelga de la enseñanza, convocada para el 21 de enero: 50.000 carteles y más de 75.000 folletos circulan desde hoy por los centros.

Dos sindicatos nacionalistas están incondicionalmente detrás de la huelga: CIG el mayoritario, y STEG. Uno, totalmente desmarcado: ANPE, el más próximo al PP, que considera razonable el borrador. Otros dos critican el borrador, pero no tienen claramente definida su posición. CC OO y UGT mantienen la esperanza de que "en un plazo inminente, en 48 horas", la consellería mueva ficha y se acerque de a sus posiciones. De lo contrario, es muy probable que también se sumen a la huelga.

El requisito para que CC OO se mantenga fuera del paro es que Educación lleve de forma inmediata el borrador a la mesa de negociación. UGT pide que, también en unos días, anuncie flexibilidad en asuntos como las votaciones vinculantes de los padres a la hora de escoger los idiomas. Hoy comienzan los contactos informales con Educación.

Con la huelga de fondo, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se preguntó ayer en una entrevista a la Cope: "¿En qué discrepan? ¿En la introducción del inglés? [Feijóo anunció trato preferente para los profesores que impartan las clases en esta lengua] ¿En que se consulte a los padres? ¿En que los alumnos puedan expresarse en el idioma que deseen? El paro convocado para el 21 estaba organizado antes de conocer las bases del documento".

Anxo Louzao, responsable de educación de la CIG, le responde: "Sólo faltaría que no tuviésemos previsión para dar respuesta a las agresiones al gallego de este Gobierno". Las enumera Carlos Callón, presidente de la Mesa: "Eliminaron las galescolas, el requisito de conocer el gallego en la función pública, la programación infantil en este idioma... Y éstos son sólo unos ejemplos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de enero de 2010