Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muebles a golpe de martillo en menos de 25 minutos

El estudio Lagranja y la empresa Movelpartes renuevan el "hágalo usted mismo"

El diseño interactivo podría dejar de traducirse por el consabido "pulse un botón" para implicar la toma de decisiones. Una empresa portuguesa especializada en kits de bricolaje, Movelpartes, ha visto el potencial de la relación entre la crisis y el legendario "hágalo usted mismo". Y ha decidido plantarle cara a Ikea. ¿Cómo? Con armas tradicionales suecas: diseño y simplificación.

Los portugueses quisieron sumar diseño a sus productos para facilitar el montaje. Y para llegar a otro tipo de hogares. Una mujer, la directora de la bienal de diseño portugués y nueva responsable artística de la empresa, Guta Moura Guedes, está detrás de la idea que reta a los diseñadores a inventar y a los empresarios a fabricar piezas de cuidado diseño. El asunto es peliagudo porque Movelpartes es una firma especializada en kits de mobiliario y exige que sus productos puedan montarse fácilmente, empleando tan sólo entre 5 y 25 minutos en la hazaña. La empresa tiene también alergia a los precios de vértigo y en su libro de estilo figura que el coste de sus piezas no se escape del margen que queda entre 54 y 250 euros. Con esas limitaciones convertidas en retos, el estudio barcelonés Lagranja fue elegido, junto a los lusos Miguel Vieira Baptista y el estudio Pedrita -formado por Pedro Ferreira y Rita Joâo- para poner al día la antigua colección de la empresa Make it (Hazlo, en inglés), rebautizada ahora como Make it better (Hazlo mejor).

Las piezas se montan en casa, sin tornillos ni herrajes

La firma lusa mantiene un rango de precios de 54 a 250 euros

El resultado da que pensar. Si los diseñadores lusos han apostado por piezas de doble uso, de líneas y acabados refinados, zapateros-bancos (Vieira) y tocadores-escritorio (Pedrita), los fundadores de Lagranja, Gabriele Schiavon y Gerard Sanmartí, han elegido centrarse en el diseño en su versión más cruda. Puestos a simplificar, han firmado una colección osada: sin tornillos ni herrajes, para montar en casa sobre una manta y a golpe de martillo.

Desde que, procedentes del laboratorio Fabrica, el centro de investigación artística creado por la firma Benetton en Treviso (Italia), aterrizaran en el Poble Nou barcelonés, hace menos de una década, Sanmartí y Schiavon se propusieron montar un estudio de diseño vitalista, pero carente de estilo. Buscaron que sus interiores, sus muebles y sus montajes de exposiciones fueran reconocibles sólo por una actitud enérgica a la hora de buscar soluciones o hacer propuestas. El resultado de ese objetivo es una colección de productos que emana vitalidad. Pero se concentra más en el centímetro que en el metro. O lo que es lo mismo: apuesta más por el largo plazo que por la sorpresa. Esa idea del diseño, que da un paso atrás para conseguir dos adelante, les valió en 2009 el Premio Ciudad de Barcelona de diseño gracias a un aparcamiento de bicicletas blando, coloreado y con forma circular. El Key -que produce Santa&Cole- parece un juguete. Y es optimista: en lugar de proteger el mobiliario urbano apuesta por hacerlo agradable para que nadie lo rompa.

Con Movelpartes han querido llevar ese entusiasmo a las tiendas de bricolaje. Mus es una mesa-escritorio, realizada con paneles de conglomerado, que reinterpreta el arquetipo de la mesa de caballetes de una manera esquemática y colorista. La mesilla para televisión Birdie es, en cambio, la respuesta a una pregunta: ¿Cómo hacer algo curvo y transparente con elementos planos y opacos?

Movelpartes habla de diseño democrático. De bajo coste, de rapidez de montaje y de facilidad de almacén. Lagranja, en cambio, habla de diseño que hace preguntas. Y que quiere ofrecer respuestas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de enero de 2010