Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"El desierto se hace eterno"

Marc Coma, vigente campeón del Dakar, pierde 22 minutos por un problema en el motor de su KTM y dice casi adiós a repetir triunfo

A las cuatro y media de la tarde de ayer, la KTM con el dorsal número 1 apareció por una de las entradas que daban acceso al campamento itinerante que la organización del Dakar levantó en Fiambalá, un pueblecito inhóspito de cuatro casas perdido en medio del desierto, a las puertas de la cordillera de los Andes. Marc Coma cruzó toda la zona de asistencia y aparcó su moto en la carpa que el equipo había instalado a primera hora de la mañana. Mientras se sacaba el casco, el neck brace (la protección cervical) y el peto, se dirigió a Joe Farmer, el mecánico que le acompaña: "La moto se para", le dijo. Unos segundos después, los medios de comunicación argentinos y chilenos le abordaron. Él respiró profundo y tomó dos sorbos de una lata helada de Red Bull. "Me habéis hecho vudú, ¿o qué?", bromeó Coma, consciente de que la tercera etapa de este Dakar, entre La Rioja y Fiambalá (441 kilómetros), había sentenciado sus posibilidades de repetir los triunfos de 2006 y 2009.

Jordi Viladoms salió disparado de la moto y fue rescatado por un helicóptero

A los 22 minutos de penalización que los comisarios le habían impuesto por exceso de velocidad en la etapa anterior, hay que añadir ahora los 22 que perdió ayer debido a unos problemas en el motor de su KTM. La moto comenzó a fallar en el kilómetro 40 de la especial y se paró por primera vez en el 100. A lo largo de los 182 kilómetros cronometrados, el propulsor de su 690 Rally se quedó frito hasta cuatro veces. Así las cosas, el ganador de la pasada edición está a 42 minutos del líder, el francés Cyril Despres.

"El motor se calentaba, la moto se paraba y eso me obligaba a esperar a que se enfriara. Dejaba el radiador en marcha y cuando bajaba la temperatura volvía a salir", explicó Coma. Y añadió: "He tenido que ir muy lento, a veces a 60 por hora. A esa velocidad, parece que el cuentakilómetros está parado. El desierto se hace eterno". Antes del segundo control de paso, el español se vio obligado a poner pie a tierra durante 13 minutos. Recibió el auxilio de Casteau, que se detuvo para certificar que estuviera bien, "y luego, cuando quiso volver a arrancar su moto, no podía", según reconoció el motociclista de Avià (Barcelona). Anoche, los mecánicos de KTM seguían tratando de encontrar el origen de los problemas mecánicos que sobrevinieron a Coma, por más que el suyo no fuera un caso aislado.

Mientras él trataba de reemprender la marcha, Jordi Viladoms, su primer mochilero, circulaba por el kilómetro 50 de la especial cuando su moto también comenzó a venirse abajo. Tras pasarse 20 minutos tratando de encontrar la avería, Viladoms se reincorporó a la carrera. Unos diez kilómetros más allá se encontró con un badén, dio gas para saltarlo pero el motor volvió a fallar, hizo vacío, de forma que la moto se amorró y él salió escupido al aire. El impacto contra el suelo le produjo una contusión en las costillas -"he celebrado mi 30 cumpleaños volando", bromeó después-. Tras levantarse, Vili quiso proseguir la marcha pero se mareó y volvió a caer al suelo. Un piloto francés se topó con él y activó la baliza de emergencia. El helicóptero que acudió al rescate lo trasladó hasta la carpa médica del campamento. A la espera de que se le realicen más pruebas, su diagnóstico se limita a un fuerte golpe en el costado derecho de la caja torácica. En cualquier caso, una dolorosa forma de celebrar sus 30 años.

MOTOS. 3ª etapa (La Rioja-Fiambalá). 1. Cyril Despres (Fra., KTM), 3h 1m 9s. 9. Marc Coma (KTM), a 21m 37s. General: 1. C. Despres, 8h 54m 4s. 2. D. Casteu (Fra., Sherco), a 10m 3s. 8. M. Coma, a 42m 4s.

COCHES. 3ª etapa. 1. S. Peterhansel (Fra., BMW), 2h 55m 19s. 2. Carlos Sainz (Volkswagen), a 5m 44s. General: 1. S. Peterhansel, 9h 14m 28s. 2. C. Sainz, a 4m 33s. 3. N. Al Attiyah (Qat., Volkswagen), a 7m 31s.

De Villiers y Roma, fuera de combate

Al igual que ocurrió en la categoría de las motos, la etapa de ayer también realizó una importante criba en la de los coches. El primero en caer fue el surafricano Giniel De Villiers, el vigente campeón, sorprendido por una avería en el motor de su Volkswagen Race Touareg cuando sólo había recorrido 50 kilómetros de la cronometrada. Perdió dos horas y 55 minutos. Nani Roma, por su parte, volvió a volcar su BMW, al igual que hizo en la etapa anterior, esta vez en el kilómetro 95. Al cierre de esta edición, el español permanecía al lado de sus vehículos a la espera de que las asistencias le echaran un cable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de enero de 2010

Más información