Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Propuesta socialista de usar como museo el edificio de la sede de Euskotren en Durango

La fiebre por la construcción de algún museo más en el País Vasco no remite. A la polémica concentrada hasta ahora en Urdaibai se unió ayer el PSE-EE de Durango al defender la construcción en esta localidad vizcaína de la sede de Euskotren en el edificio diseñado por la arquitecta anglo-iraquí Zaha Hadid y, si ello no es posible, plantean que el inmueble sea aprovechado para crear un museo Guggenheim o una pinacoteca "de otra marca".

En rueda de prensa, la portavoz socialista, Pilar Ríos, dijo que un acuerdo adoptado entre el anterior Gobierno vasco y el sindicato ELA, en representación de trabajadores de Euskotren, impide el traslado a esta localidad de la sede de la sociedad de transportes. El sindicato, por su parte, negó horas después que exista este acuerdo.

La edil ha instado al actual Ejecutivo autónomo a que acometa este proyecto porque resulta "fundamental" para el desarrollo económico y social del municipio. Pero si finalmente no puede ser trasladado a Durango, Ríos propone que el edificio diseñado por Zaha Hadid sea igualmente construido para acoger otros usos, como el museo Guggenheim que se debate para Urdaibai o una pinacoteca de arte "de otra marca".

Ríos ha dicho que el emblemático edificio ideado por esta arquitecta dispone del espacio necesario para poder acoger esta pinacoteca y ha precisado a Efe que Durango, por su estratégica situación en el centro del País Vasco, resulta sede apropiada para este museo.

Mientras, no cesa el cruce de valoraciones sobre las propuestas de museo para Urdaibai. Ayer, el presidente del PP de Alava, Alfonso Alonso, acusó a la Diputación de Vizcaya de utilizar la ampliación del Guggenheim como forma de "enfrentarse" al Gobierno vasco y compensar así su nula participación en la elaboración y aprobación de los Presupuestos de Euskadi para 2010. UPyD señaló, a su vez, que Vizcaya pretende un desgaste del Gobierno vasco con la polémica del museo en Urdaibai.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de diciembre de 2009