La amenaza integrista islámica

"El sistema falló en todos sus aspectos"

La secretaria de Seguridad Nacional anuncia una investigación sobre lo ocurrido

Tras declarar el domingo que el sistema había funcionado en el atentado frustrado de Detroit, la secretaria de Seguridad Nacional estadounidense, Janet Napolitano, corrigió ayer sus palabras y dijo que habían sido sacadas de contexto. "Por supuesto que el sistema no funcionó en este caso", informó Napolitano en el programa matinal televisivo Today de la cadena NBC. "Nadie está contento o satisfecho con cómo sucedieron las cosas", puntualizó la responsable de seguridad interior. "Se está llevando a cabo una profunda revisión de lo que ha pasado", concluyó.

Esas fueron las declaraciones de ayer de Napolitano, muy distintas a las de la víspera, dos días después de que un ciudadano nigeriano tratase de atentar contra un avión estadounidense que hacía la ruta Ámsterdam-Detroit: la alta funcionaria aseguró entonces a todo el país que el fallo había que buscarlo en cualquier lugar, no en el sistema de vigilancia y seguridad, que controla quién vuela y qué lleva consigo en el avión.

Más información
EE UU amplía a Yemen la guerra contra el terrorismo

Napolitano corrigió su error y ayer trató de arreglarlo, matizando que se refería a que lo que funcionó, casi al instante, fue "el sistema" de notificación a otros vuelos y a las agencias de seguridad sobre lo que estaba ocurriendo.

"El sistema falló en todos y cada uno de sus aspectos", insistió ayer, anteayer y un día después del atentado Peter King. King es el congresista republicano de mayor rango dentro del comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes. "No es muy tranquilizador cuando la secretaria Napolitano dice que el sistema marchó de maravilla", dijo el representante por Nueva York.

Muchas son las preguntas que se están planteando desde el día de Navidad, cuando se desató la alarma en Detroit. Y la manera más inmediata de atajar las dudas e intentar que no vuelva a suceder lo que sucedió es incrementar las medidas de seguridad.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Aunque la Agencia de Seguridad en el Transporte (TSA, en sus siglas en inglés) ha añadido una táctica más: proporcionar la menor información posible sobre cuáles serán las nuevas restricciones impuestas a los pasajeros para no dar pistas a posibles terroristas.

Lo que es un hecho es que la gran mayoría de los viajeros que volaban a Estados Unidos fueron sometidos ayer a registros intensivos, sus equipajes de mano fueron revisados más a fondo y se les informó durante el vuelo de que al menos una hora antes del aterrizaje no podrían abandonar sus sitios.

La tripulación también les comunicó que debían guardar todas las mantas, almohadas, ordenadores portátiles, bolígrafos u otros utensilios y que sus regazos y sus manos debían permanecer libres y a la vista.

"Las nuevas medidas de seguridad están diseñadas para ser impredecibles, así que los pasajeros no siempre se encontrarán con los mismos controles o restricciones", manifestó ayer a través de un comunicado Janet Napolitano.

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS