Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Minimalismo editorial

Una exposición reúne en el FAD el trabajo de 101 pequeños sellos

El pasado mes de junio, mientras Ildefonso Falcones firmaba ejemplares de su último best-seller en la Feria del Libro de Madrid, un grupo de pequeños editores entregaba el Premio Worstseller al libro menos vendido a Carlos Jiménez-Arribas por Viaje al ojo de un caballo (Artemisa), que compraron sólo 100 personas. Galardones como éste son una de las estrategias que las pequeñas editoriales -las que publican menos de 15 títulos al año- utilizan para llamar la atención de los medios y hacerse visibles en un sector que lanza al mercado unos 100.000 títulos al año.

"El pequeño editor no es sólo el que empieza, es también el que no prima el rendimiento económico por encima de sus objetivos iniciales", asegura Rosa Llop, una de los cuatro comisarios de Petits editors, grans llibres, una exposición que puede verse en la sede del FAD y que reúne 500 ejemplares publicados por 101 pequeñas empresas españolas. Llop afirma: "La pequeña editorial es hoy más pequeña que nunca, pero también es la que tiene una mayor capacidad para adaptarse a retos como el auge del libro electrónico, los derechos de autor o el respeto al medio ambiente".

El montaje -sillas apiladas creadas por el arquitecto Josep Muñoz que sirven para mostrar los libros y para sentarse y hojearlos- se ha pensado como un recorrido donde se pueden ver las estrategias del pequeño editor ante los retos del sector.

La falta de recursos agudiza el ingenio. Por eso, el sello El Cangrejo Pistolero organiza performances de poesía cuando publica un nuevo libro y Blackie Books, que nació en Facebook, ha creado un club de fans en la Red que consigue que miles de personas se interesen por sus libros antes de publicarlos. Según Llop, Internet está afectando a los formatos ya que editoriales como Morsa y Libro de Notas venden sus libros en PDF desde su página web "ayudando también a la sostenibilidad" y otras apuestan por difundir sus contenidos gratis bajo licencias Creative Commons (bienes comunes creativos).

"Son estrategias para ser visibles", explica Llop. Lo mismo que especializarse, como han hecho Campgràfic, centrada en la tipografía; OOzebap, que sólo publica literatura africana contemporánea, o la barcelonesa Lynx Edicions, responsable de Handbook of the birds of the world, considerada la enciclopedia de ornitología líder mundial.

La exposición podrá visitarse gratis hasta el 22 de enero y luego viajará por 10 bibliotecas de Cataluña, Zaragoza y Murcia antes de volver a Barcelona coincidiendo con la próxima edición de Kosmopolis, que organiza el CCCB.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de diciembre de 2009