Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patronal y sindicatos se dan un mes para pactar la negociación colectiva

La CEOE exige una reforma laboral más amplia que la planeada por Zapatero - Corbacho apremia a ambas partes para recuperar el diálogo social

Los más de cuatro millones de parados que hay, aprietan. Tanto, que sindicatos y patronal se han dado apenas un mes, con las Navidades de por medio, para lograr lo que no han conseguido este año: pactar. El acuerdo que quieren es el que sirve de marco para la renovación de los convenios entre 2010 y 2012.

Hay prisa. La acuciante situación económica exige acuerdos. Y el Gobierno espera impaciente que sindicatos y patronal logren el pacto sobre los convenios para luego sentarse a hablar de la reforma laboral y de las medidas para atajar el desempleo juvenil. "Creo que deberíamos hacer todos un esfuerzo para poder recuperar el diálogo social tripartito antes del 15 de enero. La gente no entenderá que no lo hagamos", apremiaba ayer mismo el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho.

UGT y CC OO reclaman una subida salarial de entre el 1% y el 2%

Los sindicatos ven "útil y necesaria" la propuesta sobre las empleadas de hogar

Prueba de la urgencia con la que los agentes sociales encaran los contactos es el desbloqueo de la negociación colectiva de 2009. Enfrentados durante meses por ella, apenas se han dado un mes para certificar su eficacia, pese a que donde se halla el nudo gordiano del desencuentro, la construcción andaluza, no se ha llegado a una solución definitiva. "En este mes y pocos días hemos constatado la voluntad de las partes de resolver el conflicto", confirmó Toni Ferrer, secretario de Acción Sindical de UGT.

Ferrer y su homólogo de CC OO, Ramón Górriz, se vieron ayer con el secretario general de CEOE, José María Lacasa, para constituir formalmente la mesa de negociación. Las reuniones de trabajo comenzarán el próximo lunes. A la salida, ambas partes hablaron de la intención de cerrar el llamado Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva antes de acabar enero. Se recuperaría así un pacto que no se ha renovado este año por primera vez desde que nació en 2002.

A la cita, los sindicatos acudieron con los deberes hechos, o más bien, adelantados. Su propuesta, ya elaborada desde octubre, es lograr un acuerdo marco que tenga una vigencia de tres años, lo que ya es una novedad con las ediciones anteriores, cuando la vigencia del pacto era anual. Además, los representantes de los trabajadores proponen subir los sueldos entre 1% y el 2% para 2010. Esta "moderación salarial" -en las anteriores negociaciones la exigencia sindical ha sido del 2%- se ofrece a cambio de compromisos empresariales para reinvertir beneficios en investigación y desarrollo y formación, acabar con la temporalidad injustificada y establecer medidas que faciliten el ajuste horario en lugar del despido para rebajar los costes laborales, según desglosó Górriz.

Con propuestas menos concretas acudieron los representantes de la patronal. No obstante, de las palabras de Lacasa ayer se deducen, al menos, matices con la postura sindical. Según el número dos de la patronal, las negociaciones iniciadas buscan un acuerdo para los convenios de 2010 y "eventualmente de 2011 y 2012".

Sobre salarios, el punto más sustancial de las negociaciones de los convenios, no adelantó nada Lacasa, quien además se desmarcó de las declaraciones que el pasado viernes hizo el vicepresidente de CEOE Jesús Banegas. Éste sugirió la posibilidad de rebajar sueldos para contener la destrucción de empleo.

"Queremos una política salarial que contribuya a la reactivación del consumo. O los salarios crecen y mantienen y mejoran su poder adquisitivo o la economía se deprimirá aún más", contestó Ferrer, de UGT.

Pese a que el acuerdo sobre convenios es la antesala necesaria para hablar de la reforma laboral, Lacasa fue más concreto cuando descendió a este punto. Afirmó que a lo largo de esta semana su organización enviará al Gobierno la propuesta sobre la Ley de Economía Sostenible y la estrategia que la acompaña.

En ella, la patronal exigirá a Zapatero una reforma laboral más amplia que la que planea el presidente del Gobierno. "Nos parece bien [la estrategia propuesta por el Ejecutivo], pero echamos en falta algunas cosas", analizó. Preguntado respecto de las ausencias, Lacasa echó mano del argumentario tradicional de CEOE. "En algún momento tendremos que abordar todo lo que tenga que ver con los costes laborales, las cotizaciones sociales y con la contratación", contestó, sin mencionar directamente la rebaja de cuotas sociales como en otras ocasiones o un contrato de crisis con 20 días por año trabajado como indemnización por despido.

No ha apuntado en esta línea Zapatero. Sobre la reforma laboral, el Gobierno ha propuesto modificar las subvenciones a la contratación, un plan contra el desempleo juvenil o impulsar el llamado modelo alemán (reducciones horarias combinadas con percepción por desempleo).Todo supeditado al acuerdo social.

La respuesta sindical a las palabras de Lacasa la puso Górriz. "No nos oponemos a que se toque el Estatuto de los Trabajadores", afirmó, "siempre que eso no signifique que se reducen los derechos de los trabajadores".

Por otra parte, ayer los sindicatos valoraron la propuesta del Ejecutivo sobre la integración de las empleadas de hogar adelantada por EL PAÍS. Carmen López, secretaria de Política Social de UGT, la considera "positiva y necesaria". "Es un documento de partida para trabajar en la integración en el régimen general de trabajadores que tienen un régimen arcaico", explicó. Más cauto fue Carlos Bravo, de CC OO, quien calificó de "útil" el documento. No obstante, ambos responsables sindicales señalaron que la propuesta camina hacia el cumplimiento del pacto de pensiones de 2006, y que hasta que éste no se desarrolle plenamente, no se sentarán a hablar de los nuevos acuerdos del Pacto de Toledo para esta legislatura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de diciembre de 2009