Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno advierte sobre el alejamiento de la gente de la política

Ortuzar reclama a López que cambie de política y se ponga "a gobernar"

El Gobierno vasco considera que no es el único que se tiene que dar por enterado por los resultados del último Euskobarómetro de la UPV, que muestra una desconfianza mayoritaria hacia su gestión, sino que sus resultados suponen una llamada de atención para todos los partidos. El consejero de Transportes y secretario general del PSE de Guipúzcoa, Iñaki Arriola, apuntó ayer en esta dirección al valorar como muy preocupante el hecho de que la sociedad vasca no sólo suspenda en esa encuesta al Ejecutivo socialista, sino a todos los líderes políticos y a todas las instituciones. Por ello, pide a las formaciones políticas "un esfuerzo de altura de miras" para "dejar de lado las peleas partidistas" y recuperar la confianza de los ciudadanos.

"Tenemos que intentar que la política del país no se base en continuas peleas y discusiones que no conducen a nada", señaló al ser preguntado sobre los resultados del Euskobarómetro tras un acto en la Casa del Pueblo de Hernani. De lo contrario, añadió, "los ciudadanos no tendrán una buena opinión de la labor política e institucional". Pese a la mala valoración del Ejecutivo, Arriola se mostró confiado en que el trabajo desarrollado será apreciado a medio plazo. Tras apuntar que la crisis ha influido quizá en esa percepción negativa, el consejero apuntó que quizá el Gobierno se ha centrado hasta ahora en asumir el control de la administración y no se ha dedicado tanto a "la venta de la gestión".

El primer partido de la oposición no parece dispuesto, sin embargo, a seguir los consejos del Gobierno, y a desaprovechar la oportunidad que los datos del Euskobarómetro le ofrecen para debilitar la posición del Ejecutivo socialista. El presidente del PNV de Vizcaya, Andoni Ortuzar, que participó en un acto político en Portugalete, resaltó que sus resultados "ha dejado a las claras que el Gobierno de Patxi López no es un gobierno querido por la ciudadanía".

El PNV, que en tiempos de Ibarretxe cuestionó la validez de las valoraciones de esta encuesta, estima ahora que el Gobierno debe tomar debida cuenta de sus resultados. "Por eso le pedimos que rectifique su política, que se ponga a gobernar, que se deje de políticas frentistas", señaló Ortuzar, quien insistió en cuestionar la "mayoría ficticia" que según su partido mantienen en el Parlamento el PSE y el PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de diciembre de 2009