Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro de los toros en Cataluña

¿Y qué será de La Monumental?

Un vecino de Barcelona propuso convertir La Monumental en pisos sociales. La peculiar idea fue lanzada en el proceso de participación abierto para la elaboración del programa municipal de este mandato. La pregunta de qué podría ser La Monumental si dejara de ser coso taurino, por ahora, no se la plantean en los despachos municipales. Pero el quebradero de cabeza está asegurado si algo así ocurre. Baste como ejemplo las vueltas que dio la otra plaza de toros, la de Las Arenas.

Los toros dejaron de pisar la arena de esa plaza a finales de la década de 1970. Quedó cerrada y a la espera de que se decidiese sobre su futuro y su derribo. Esta cuestión movilizó a miles de personas -se recogieron 25.000 firmas- que querían preservar, por lo menos, la fachada. Proyectos para Las Arenas hubo muchos. En 1987, el coso se iba a convertir en la sede del Teatre Lliure con un proyecto que dibujaba un edificio de siete plantas dentro del coso. Un año más tarde se postuló para acoger los combates de boxeo de los Juegos de 1992, posibilidad finalmente descartada por el mal estado de la estructura. Ese mismo año, la Feria de Barcelona quiso adquirir el coso para ampliar su recinto y el Ayuntamiento, que defendía la idea, inició la expropiación del coso, que no se llegó a culminar. El proyecto no cuajó porque suponía el derribo del coso, cuya fachada se incluyó en el catálogo de patrimonio como monumento, como también lo es La Monumental. Tampoco prosperó la idea de convertirla en palacio de congresos (1992). Tres años más tarde, el coso se postuló como sede de la Biblioteca de Barcelona. Fue a partir de mediados de la década de 1990 cuando el futuro de Las Arenas se inclinaba a proyectos vinculados a espectáculos.

En 1999, fue adquirida por Sacresa para convertirla en un centro comercial que, 10 años después, no ha abierto sus puertas. Y no es el único caso. Precisamente ayer la Dirección General de Comercio anunció que ha otorgado la licencia comercial para que en la antigua plaza de toros de Lloret de Mar se convierta en un centro comercial, informa Cristina Delgado. Pero esa plaza fue derruida en octubre de 2006. En la plaza de Tarragona, con capacidad para cerca de 8.000 personas y que lleva sin celebrar corridas desde 2006, se está realizando un proceso de renovación para acoger espectáculos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de diciembre de 2009