La moción de censura en Velilla con los populares rompe IU

Dirigentes de la coalición conversaron con el PP para desbancar a los socialistas - Los cinco miembros de la minoría que encabeza Sabanés dejan la ejecutiva

La moción de censura que ayer desbancó a los socialistas del Ayuntamiento de Velilla de San Antonio (11.200 habitantes) -tras la que el PP suma ya 122 alcaldes populares- provocó una ruptura en la dirección de IU. Los cinco miembros de IU Abierta (la minoría que encabeza Inés Sabanés) que aún quedaban en la ejecutiva regional decidieron anoche abandonarla por la "deslealtad" con la que se sienten tratados.

"Mientras nosotros defendíamos una mayoría de izquierdas en Velilla, alguien de la dirección de IU estaba pactando con el PP y ahí tenemos el resultado: un alcalde del PP en un municipio con mayoría de izquierdas", justificó el diputado Fausto Fernández, que notificó su decisión en un comunicado enviado al coordinador, Gregorio Gordo. Junto a él, salen de sus cargos en la dirección de IU: María Espinosa (responsable de Áreas Transversales), la diputada regional Reyes Montiel (Movilidad), Juan Martínez (Empleo) e Inés Sabanés, que figura, con voz, pero sin voto, por ser portavoz de la Asamblea. Hace 10 días dejó la portavocía de la Presidencia Tania Sánchez, por discrepancia con la dirección.

Más información

La decisión de IU Abierta se tomó tras la reunión de la ejecutiva de la coalición. En ella, el sector mayoritario de IU -que encabezan el coordinador Gregorio Gordo y el portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Ángel Pérez- negó que se haya negociado con el PP para que prosperara la moción. "Hasta el último minuto hemos hecho lo posible para que no saliera", afirmó Gordo a EL PAÍS.

Sin embargo, según las fuentes consultadas en el PP e IU, sí se produjeron "conversaciones" durante unos cinco meses entre el responsable del área territorial del PP, Borja Sarasola, y sus colaboradores, y el coordinador de Presidencia de IU, el diputado regional Antero Ruiz, sobre la salida de los socialistas del Ayuntamiento de Velilla. En ellas, Ruiz habría llegado a decir que la coalición no expulsaría a los concejales salvo que entraran al nuevo gobierno municipal.

Sólo la dirección regional de IU niega esta versión. Los populares la ratificaron ayer. "Hemos mantenido innumerables conversaciones con la dirección de IU", afirmó el secretario de los populares, Francisco Granados. "No fueron instigadores de la moción, pero nunca se han mostrado contrarios". Sarasola, también confirmó, a través de una portavoz, los encuentros y dijo que "IU nunca ha dicho que se opusiera".

Pero Ruiz lo negó. "Hemos tenido algún comentario, no conversaciones", dijo de sus contactos con Sarasola, que asegura que fueron antes del verano. "Siempre les he dicho que no apoyaríamos la moción". Y retó a los populares a presentar un documento que le desmintiera.IU se ha negado en las últimas semanas a expulsar a los dos ediles de Velilla. Sólo tras la moción de censura de ayer, y cuando el coordinador federal de IU, Cayo Lara, desautorizó la actuación de los dos concejales, la dirección regional comenzó a recular. Quedaba en entredicho la pinza acordada con el PP. Hasta el secretario general del PSM, Tomás Gómez, lo tachó de "pacto antinatura".

Por eso, la dirección regional anunció por la mañana que expulsará a los dos concejales. Pero se negó a hacerlo antes, pese a que así lo solicitó Fausto Fernández, hasta ahora responsable del área institucional, en una carta enviada a Gregorio Gordo el 4 de diciembre, al día siguiente de que se registrara la moción en el Consistorio.

"Sólo una actuación rápida decidida por parte de IU-CM puede frenar el éxito de la moción en Velilla", afirmó en la misiva. "Consistiría en proceder en separarlos de la organización con carácter previo. (...) En ese caso se tramitaría como un caso de transfuguismo con la consiguiente aplicación del Pacto Antitransfuguismo". Fernández pedía la convocatoria urgente de la Presidencia, el órgano que debe decidir la expulsión. Nunca se hizo: los concejales siguieron en IU. Y seguirán, porque hasta el día 22 no habrá expediente con petición de expulsión.

Antero Ruiz, coordinador de Presidencia, lo justificó en que hasta el último momento se pretendía paralizar la moción. "En Morata de Tajuña conseguimos en el último minuto que no se apoyara", argumentó. "No hemos querido amenazarles, con la esperanza de convencerles". De ahí la salida de IU Abierta, que dijo ayer a Gordo: "En vez de hacer autocrítica y rectificar, hemos iniciado un camino hacia el ridículo más lamentable".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 16 de diciembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50