Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona cubrirá toda la demanda de 'casals' en la 'semana blanca'

No habrá niño barcelonés sin plaza en un casal durante la semana blanca de febrero, las vacaciones escolares previstas para ese mes a partir del curso 2010-11. Éste, a cambio, empezará antes, el 7 de septiembre. Cuando el Departamento de Educación anunció la medida, en noviembre, puso en pie de guerra a algunos padres porque dejó en sus manos que las escuelas abran esos días: sólo lo harán si las asociaciones de padres de alumnos (AMPA) organizan actividades. Ayer el Consistorio pidió de forma unánime al Consorcio de Educación de Barcelona y al departamento que garanticen esa oferta.

"No se trata de que todas les escuelas abran, sino de que todas las familias tengan la oportunidad de llevar a sus hijos a alguna actividad", explicaron fuentes del consorcio. Este organismo no vio ningún problema en cumplir la reclamación del Consistorio. Para ello prevén trasladar a febrero las actividades que se organizan ahora durante la segunda semana de septiembre, que forman parte del amplio programa veraniego que se ofrece para los niños que están de vacaciones mientras sus padres trabajan. La proposición, que se consensuó a partir de un borrador del PP y otro de CiU, también pide que se incrementen las ayudas a las asociaciones de padres de alumnos, que son las que deben organizar las actividades.

Esa petición no supone ningún problema para el Departamento de Educación, que fija la cuantía de esos recursos. Fuentes de la consejería explicaron que las ayudas a las AMPA no se han agotado este año: han concedido 800.000 de los casi 1,4 millones de euros que habían presupuestado. Así pues, si debieran incrementarlas, lo harían, añadieron. Por último, la proposición reclama que la oferta no se encarezca. La Federación de Asociaciones de Padres calcula que una semana en un casal cuesta ahora alrededor de 100 euros.

Los monitores de esos casals suelen ser estudiantes universitarios que tienen vacaciones en septiembre. Muchos de ellos clavan los codos para estudiar en febrero, época de exámenes. La concejal de Educación, Montserrat Ballarín, opinó que esto no hará más difícil encontrar monitores. "Desgraciadamente, con el paro que hay, el problema no será grave", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de diciembre de 2009