Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Es una decisión de los saharauis

Me gustaría responder a algunas afirmaciones que Juan Goytisolo realiza en su artículo de opinión ¿Condenados a no entenderse? publicado en EL PAÍS el pasado día 9 de diciembre. En dicho artículo Juan Goytisolo afirma que la solución al contencioso del Sáhara Occidental pasa por aceptar el plan de autonomía que ofrece el Reino de Marruecos, calificando de simplista cualquier otro abordaje del problema.

En mi opinión ese planteamiento es erróneo, principalmente porque la decisión sobre el futuro del Sáhara Occidental debe partir de sus propios habitantes, es decir los saharauis, a los que nunca se les ha dado la oportunidad de expresar libremente su opinión. El Frente Polisario ha aceptado que también participen en la autodeterminación los marroquíes residentes en el Sáhara antes de 1999.

Asumir que la iniciativa política para resolver el conflicto ha de partir de los planes propuestos por Marruecos supone además una violación del Derecho Internacional, pues la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental no es reconocida por ningún país del mundo y de hecho, ya existe un plan de paz desarrollado por la ONU y acordado en su día por ambas partes del conflicto, Marruecos y el Frente Polisario, que contempla la celebración de un referéndum de autodeterminación que, sin embargo, aún no ha tenido lugar. Es cierto que hay que ser pragmático a la hora de plantear soluciones a este problema enquistado desde hace décadas, pero tampoco el Marruecos actual está en condiciones de ofrecer una autonomía real, democrática y con garantías al Sáhara. La verdadera realidad es que ni el Rey de Marruecos, ni el Frente Polisario ni ningún otro Gobierno deben decidir el futuro político del Sáhara Occidental, la decisión corresponde a los saharauis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de diciembre de 2009