Protestas en Turquía por la ilegalización del mayor partido kurdo

Miles de seguidores del DTP se enfrentan con la policía en el sureste

Agencias

La ilegalización de la principal formación kurda, el Partido de la Sociedad Democrática (DTP), dictaminada el viernes pasado por el Tribunal Constitucional de Turquía, desató ayer protestas en varias ciudades del sur del país, mientras en Ankara los 21 diputados de la formación abandonaron sus escaños. La decisión del tribunal, que ha levantado dudas tanto en la Unión Europea como en Estados Unidos, supone un golpe a los intentos del Gobierno conservador de base islamista para poner fin a un conflicto que dura 15 años.

Los 11 magistrados del Constitucional han ilegalizado el DTP por considerar al partido un foco de acciones dirigidas contra la unidad del país, y por haber mantenido contactos con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), considerado un grupo terrorista por Ankara, Estados Unidos y la UE. Además de declarar ilegal al partido, ha impuesto la prohibición de actividad política durante un quinquenio a 35 miembros de la formación.

La decisión provocó ayer enfrentamientos entre la policía y manifestantes kurdos, que lanzaron cócteles molotov sobre los antidisturbios, que a su vez respondieron con gases lacrimógenos, en la localidad de Hakkari. Una joven resultó herida en ese mismo municipio, donde unos manifestantes atacaron a dos agentes de la policía, según la agencia de noticias turca. También se registraron enfrentamientos en Van y Diyarbakir, la mayor ciudad del sureste del país. También hubo manifestaciones en Estambul.

Numerosos observadores consideran que el partido ilegalizado es la fachada política legal de los rebeldes del PKK. El partido, la única formación prokurda con representación parlamentaria, niega los vínculos orgánicos con esa organización, pero rechaza calificarla de terrorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de diciembre de 2009.

Lo más visto en...

Top 50