Reforma del sistema financiero

Sarkozy y Merkel apoyan la nueva tasa de Brown para los banqueros

Londres y París plantean en una carta que ésta debe ser "una acción global"

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, se sumó ayer a la iniciativa británica de imponer en el próximo ejercicio fiscal una tasa del 50% a los sobresueldos de los banqueros, los llamados bonus. En un artículo publicado por The Wall Street Journal y firmado de forma conjunta por Sarkozy y el primer ministro británico, Gordon Brown, ambos mandatarios señalan: "Estamos de acuerdo en que una tasa de una sola vez en relación a los bonus debería ser considerada una prioridad debido al hecho de que los bonus de 2009 han aumentado en parte gracias al apoyo de los Gobiernos al sistema bancario". "Es simplemente inaceptable que los contribuyentes paguen la factura por las pérdidas cuando hay crisis profundas y que los accionistas y los empleados de las instituciones disfruten de todas las ganancias cuando la economía se recupera", añaden.

Temor en la City a la fuga de talentos por una decisión que se califica de populista
Más información
La UE propone al FMI cobrar una tasa mundial a las transacciones financieras
Goldman dejará de pagar primas en efectivo
Francia aplicará la tasa del 50% a los bonus de la banca en 2010

La canciller alemana, Angela Merkel, parece querer ir más allá. Antes de viajar a Bruselas, para la cumbre ayer y hoy de los jefes de Estado o de Gobierno de la UE, Merkel declaró en Bonn: "Hemos apoyado una tasa internacional en las transacciones financieras. Creo que es más sostenible en el largo plazo". Pero pareció dar también su apoyo a esa medida puntual, al calificarla de "una idea encantadora".

El ministro británico del Tesoro, Alistair Darling, anunció la nueva tasa el miércoles, coincidiendo con el tradicional ajuste presupuestario de otoño. Darling explicó que los sobresueldos bancarios de más de 25.000 libras anuales (algo más de 27.000 euros) tributarán al 50% en el próximo ejercicio fiscal. El impuesto provocó una furiosa reacción de la City, que lo calificó de "populista" y vaticinó un éxodo de talentos hacia plazas financieras más laxas. Pero la iniciativa conjunta ayer de Brown y Sarkozy y el aparente apoyo de Merkel puede echar por tierra en un abrir y cerrar de ojos el argumento de los agravios comparativos.

La City, incómoda con el papel de villano que le han asignado medios y público en la crisis financiera, ya reaccionó la semana pasada con aspavientos a los comentarios de Sarkozy de que el nombramiento de su compatriota Michel Barnier como comisario europeo de Mercado Interior era "la victoria del modelo europeo, que no tiene nada que ver con los excesos del capitalismo financiero".

El artículo de Brown y Sarkozy y su reunión bilateral ayer en Bruselas aprovechando el Consejo Europeo, tiene un doble mensaje: por un lado, tranquilizador, para subrayar que no hay una campaña contra la City de Londres; pero por otro, la advertencia de que los políticos quieren acabar efectivamente con los excesos.

De hecho, ahora se abre la posibilidad de que una tasa semejante acabe siendo universalmente aceptada y no sólo para un ejercicio. En The Wall Street Journal, Brown y Sarkozy subrayan que una acción como ésa "se ha de tomar a nivel global". "Ningún territorio debe esperar o ser capaz de actuar por sí mismo. Y si somos capaces de encontrar una solución, que se implemente de forma consistente en las grandes economías, quizás podamos encontrar la manera de asegurar que los contribuyentes no paguen en una crisis del sistema por los riesgos que se tomen en el sector bancario".

Brown ya propuso en la reunión de ministros de Finanzas del G-20 ampliado celebrado en Saint Andrews (Escocia) hace un mes la introducción de una tasa a la banca.

Una de las mayores dificultades que parecen afrontar iniciativas como la planteada ayer por Brown y Sarkozy es la posición de Estados Unidos. La Cámara de Representantes votó en marzo a favor de una tasa del 90% a las compañías que hayan recibido ayudas del Gobierno federal superiores a 5.000 millones de dólares, pero el Senado fracasó en su intento de imponer una tasa del 70%.

Sarkozy (izquierda) saluda a Brown en un encuentro ayer en Bruselas, previo a la cumbre de la UE.
Sarkozy (izquierda) saluda a Brown en un encuentro ayer en Bruselas, previo a la cumbre de la UE.REUTERS

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS