Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La madera del Klaus seguirá en los montes al menos hasta febrero

Falta por retirar el 10% de los árboles derribados en enero

La Xunta calcula que tardará por lo menos otros dos meses más en retirar del monte gallego los últimos 100.000 metros cúbicos de la madera que abatió el Klaus a su paso por Galicia a finales del pasado enero. Del millón de metros cúbicos que tumbó el huracán resta todavía "un 10% en las zonas más complicadas e inaccesibles", según los cálculos de Medio Rural.

Casi un año después de que el Klaus hiciese estragos en Galicia, la Xunta anuncia que han finalizado los trámites administrativos para dar salida a las ayudas probadas en abril por el Gobierno gallego para paliar los daños causados por el huracán los días 23 y 24 de enero. En total, 6,3 millones de euros para compensar a un millar de propietarios de 3.000 parcelas y fincas.

El director general de Montes, Tomás Fernández Couto, escogió ayer Ferrol para hacer balance del Klaus. Sostiene que de los 200.439 metros cúbicos de madera "caída y desordenada" en fincas particulares, ya se ha retirado más de la mitad. Además, se tramita la retirada de otros 78.000 metros cúbicos y 17.000 más están pendientes de adjudicación. Las ayudas se pagaron "en especie", contratando directamente con los rematantes de madera, que se ocupan de superficies con daños en más de 0,5 hectáreas.

Desde Medio Rural justificaron los retrasos en la tramitación de las ayudas culpando al anterior gobierno bipartito "por la complejidad del proceso y la fallida previsión presupuestaria", que pasó de 2 a 6 millones de euros. Fernández Couto señaló que actualmente trabajan 136 equipos con 45 procesadoras y más de 100 motoserristas "en la mayor concentración de medios forestales de España y Portugal". Estima que el precio de la madera retirada en el mercado rondará los cuatro millones de euros, pese a que "el consumo se ha contraído" rebajando la demanda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de diciembre de 2009