Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU frena en seco la destrucción de empleos

El paro baja al 10% y la pérdida de puestos es la menor de toda la crisis

El mercado laboral empieza a sanar en Estados Unidos tras dos años de severa contracción. Prácticamente no destruyó empleo en noviembre, con apenas 11.000 puestos no agrícolas frente a los 135.000 de media en los tres meses previos. La tasa de paro cayó entre tanto dos décimas, al 10%. Números que algún analista cree son "demasiado bonitos para creerlos" y que la mayoría quiere comprobar que se sostienen en el tiempo para hablar de recuperación.

Wall Street dio crédito a la mejora, con un alza superior al 1% a media sesión. También ganó el dólar. Y es que el torniquete de los estímulos parece surtir efecto antes de lo que esperaban en el parqué (también se revisaron a la baja los datos de destrucción de empleo de septiembre y octubre).

Los expertos creen que aún habrá un deterioro mayor del mercado laboral

El esperanzador dato de empleo llega, además, con la temporada de compras navideñas arrancada, lo que podría animar algo el consumo. "¿Un regalo de Navidad anticipado para Barack Obama?", se preguntaba algún comentarista en Washington. Lo que sí hizo ayer la Casa Blanca es aprovechar esta brisa de aire fresco para suspirar, porque tanto en el Tesoro como en la Reserva Federal cuentan con que el paro volverá a repuntar y podría incluso acercarse al 11% antes de bajar de una forma convincente.

"Habrá sacudidas", advirtieron desde el equipo económico de Obama. Y es que la realidad sigue siendo dura para el ciudadano de a pie. La recuperación, coinciden los economistas e instituciones financieras, llevará dos años antes de llegar a la situación previa a la crisis.

Desde el inicio de la recesión en diciembre de 2007 se perdieron 7,2 millones de empleos en EE UU. Y el total de personas desempleadas asciende a 15,4 millones, de los que 5,9 millones son parados de larga duración, un nivel (38,3%) nunca visto. El total de parados se redujo en 325.000 personas en un mes. Pero también se retiraron del mercado laboral unas 98.000 personas. Si se tiene en cuenta a los 9,2 millones de empleados forzados a trabajar a tiempo parcial y los 2,3 millones que desisten de buscar un puesto de trabajo en estas condiciones, el paro sería del 17,2%. Es decir, se necesitará una alta tasa de crecimiento para poder digerirlos.

Otro de los indicadores que ayudó a mantener el ánimo fue el de las horas trabajadas, que subieron un 0,6% en el mes, el mayor incremento en seis años. En términos de sueldo el alza no fue tan destacada, del 0,1%, hasta los 18,74 dólares de media a la hora. Es, en todo caso, un 2,2% más que hace un año. Y también elevó las esperanzas ver que de las 271 industrias analizadas, el 40,6% contrata, el mejor dato en año y medio.

Por sectores, la construcción continúa siendo el eslabón débil de la cadena, tras perder 27.000 empleos en el mes, aunque se observa una importante mejora respecto a los 117.000 que se perdían de media en el trimestre previo. El manufacturero se dejó 41.000 empleos, hasta 2,1 millones desde el inicio de la recesión. Y el empleo se mantuvo prácticamente sin cambio en el comercio. La salud y la educación siguen sumando.

"El fondo para el empleo se acerca", señalan desde IHS Global Insight, aunque auguran que el paro subirá hasta alcanzar su máximo entre abril y junio. Eso refuerza la idea de que los tipos de interés seguirán en el 0%-0,25% hasta mediados de 2010. Como ya anticipa el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke , el empleo será el gatillo que disparará la política monetaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de diciembre de 2009