El Supremo rebaja la pena por falsedad documental a un funcionario

El Tribunal Supremo ha rebajado de cuatro a dos años de prisión la pena impuesta al funcionario del Ayuntamiento de Barcelona Andrés Rubio por un delito continuado de falsedad documental con el agravante de prevalimiento de su carácter público. Rubio fue condenado por la Audiencia de Barcelona por la falsificación de unos impuestos municipales que supusieron la pérdida de 800.000 euros para las arcas municipales.

En ese mismo proceso también fue condenado a dos años de cárcel el funcionario José Luis Ayani Urbieta, que ahora ha sido absuelto porque el tribunal sólo consideró las declaraciones de otros imputados "sin elemento alguno que corrobore la veracidad de las mismas".

El gestor Esteban Cervantes y el abogado Carlos Afán, que fueron condenados a más de seis años de cárcel han visto reducida la pena a un año y nueve meses, mientras que la condena para el gestor Florenci Teruel ha quedado en seis meses.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS