Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EA se aproxima más a Batasuna

El presidente de Eusko Alkartasuna defiende que la propuesta de la izquierda 'abertzale' va "en la dirección de apostar por vías exclusivamente pacíficas"

El acercamiento entre Eusko Alkartasuna (EA) y la izquierda abertzale ha experimentado avances determinantes en los últimos días. El horizonte de este movimiento es, según las fuentes políticas consultadas, convertir a la escisión del PNV en pista de aterrizaje para reincorporar a Batasuna a la vida política. La última expresión de este acercamiento se reflejó ayer mismo en la presencia de EA junto con la izquierda abertzale en la manifestación de protesta, celebrada en Bilbao, por la detención de militantes de Segi. Eusko Alkartasuna es el único partido que se ha mostrado dispuesto a trabajar por posiciones unitarias de los partidos abertzales, aunque sin el PNV, lo que se ha denominado el polo soberanista.

EA y Batasuna barajaron ir juntos a las elecciones vascas y europeas

El Gobierno resalta que la alianza con EA forma parte de la estrategia de ETA

EA gobernaba hasta hace siete meses con el PNV, con Juan José Ibarretxe como lehendakari, y su deriva le ha costado seis de los siete escaños que tenía en el Parlamento vasco y una escisión. El posible motivo de EA en esta operación, si prospera, es buscar una salida a su angustiosa situación junto al deseo de arrastrar definitivamente a la política a los radicales. En este movimiento cuenta también el cumplimiento de un sueño histórico del líder carismático de EA, Carlos Garaikoetxea: la unidad abertzale sin ETA.

Fuentes conocedoras del proceso esperan que las principales incógnitas de esta apuesta se despejen antes del verano: la actitud de ETA y el modo de compartir el liderazgo de esta agrupación de fuerzas, de modo que pueda proyectarse en los comicios municipales de 2011.

Mientras, plataformas sociales de ámbito local prepararán el terreno para hacer visible la demanda de una confluencia de los independentistas. El pasado jueves, EA prestó su sede de Vitoria para presentar una de ellas, Ezker Soberanista Eraikitzen [Construyendo la izquierda soberanista].

El presidente de Eusko Alkartasuna, Peio Urizar, admite a EL PAÍS que ve con muy buenos ojos la propuesta hecha por Batasuna en Alsasua y Venecia, de utilizar sólo las vías políticas, y está convencido de que las detenciones de Arnaldo Otegi y Rafael Diez Usabiaga han acelerado el proceso. "La propuesta nos parece positiva. Va en la dirección necesaria de apostar por vías exclusivamente pacíficas y democráticas", señala Peio Urizar. Tras la presencia conjunta de EA y la izquierda abertzale en la manifestación de ayer, la actuación común más inmediata se traducirá en una campaña de movilización contra las detenciones de Otegi y Díez Usabiaga, porque las relacionan con el intento del Gobierno de cerrar el paso a la nueva iniciativa.

Los primeros pasos y los tiempos están en buena parte definidos: la presentación de la propuesta de Batasuna en Alsasua y Venecia, el pasado día 14; y el acto de EA, una semana después, en San Sebastián, con la presencia de un histórico de Batasuna, Tasio Erkizia.

Eusko Alkartasuna apostó en su acto por una plataforma de fuerzas políticas, sociales y sindicales independentistas. En el texto que presentó, concretó que esa convergencia puede tener formato electoral. Para EA, la propuesta de la izquierda abertzale en Alsasua contiene ya el compromiso de su alejamiento definitivo de la violencia.

La presencia del dirigente de Batasuna Erkizia -que se dejó fotografiar con Garaikoetxea- fue significativa. También se baraja la posibilidad de un acto conjunto el 3 de diciembre, festividad del patrono de Navarra, san Francisco Javier.

La clave de esta apuesta es la actitud de ETA. Tasio Erkizia ha dicho esta semana que "ETA va a apoyar esa iniciativa porque es la que la sociedad en su gran mayoría está esperando y le ilusiona". Las declaraciones de Erkizia coinciden con textos de la banda en los que habla de etapas sin atentados porque lo exigen los socios de la alianza independentista, como EA.

Eusko Alkartasuna admite el riesgo de su apuesta porque los precedentes no son halagüeños. En otoño del año pasado, tras romper el pacto electoral con el PNV, EA mantuvo contactos con Batasuna para promover listas comunes para las elecciones vascas. La nueva alianza se empezó a fraguar en 2008, en las visitas que el entonces presidente de EA, Unai Ziarreta, hizo a Otegi en la cárcel de Martutene (Guipúzcoa). El asesinato por parte de ETA del empresario Ignacio Uria, el 2 de diciembre de 2008, desbarató la intentona porque la izquierda abertzale no condenó aquel atentado.

Hubo un segundo intento de unidad abertzale para las elecciones europeas de junio de 2009. En esta ocasión lo impidió un sector de EA. Koldo Amezketa, dirigente de este partido y hombre de confianza de Carlos Garaikoetxea, trasladó al líder guipuzcoano de EA, Iñaki Galdós, una oferta de Otegi para ir juntos a las elecciones, con la observación de que la mayoría de EA estaba a favor. Galdós se negó e impidió la alianza. Al poco, Galdós abandonó EA, disconforme con la estrategia de acercamiento a Batasuna.

Desde el Gobierno central se contempla con enorme reticencia la operación. Los documentos incautados de ETA demuestran que es parte de la estrategia de la banda. Ya en diciembre de 2008, ETA se pronunció a favor de una alianza de Batasuna con EA. Tras las elecciones europeas, ETA reprochó a Batasuna no haberse esforzado más para lograr una alianza con EA. "La opción de EA estaba diseñada dentro de una dirección clara: en una unión de fuerzas a favor de la independencia. Pero ¿la izquierda abertzale ha trabajado en esa dirección con EA? ¿Le hemos explicado a EA la propuesta tan bien como era necesario?".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de noviembre de 2009