Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA: "La distancia con el pueblo es insostenible"

ETA está preocupada por la distancia con su base y con el pueblo. Así se desprende de un documento incautado al ideólogo etarra Ekaitz Sirvent, detenido en Francia en 1 de abril de 2009, y que aparece recogido en el auto de prisión de los miembros de Segi detenidos esta semana en el País Vasco y Navarra. El juez Fernando Grande-Marlaska envió ayer a prisión a otros nueve y dejó a dos en libertad. En las conclusiones de un documento titulado Elementos importantes a tener en cuenta de la realidad socio-política del momento actual, Sirvent señala: "Estamos tan separados del pueblo que la distancia se está haciendo insostenible. Hemos encendido las alarmas al notar esta distancia incluso con nuestra propia base (...) podría hacernos mucho daño en el corto plazo (...). Si nuestra distancia con la base social es tan amplia, la distancia con el pueblo es todavía más grande y más peligroso de lo que pensamos".

El juez señala en el auto que la ilegalizada Segi no es más que "un tentáculo de ETA", una "auténtica academia terrorista" para la continuación de la lucha armada, que trata además de "fagocitar cualesquiera otros de similares características". Asimismo, en los documentos incautados Sirvent se queja de "la falta de formación" de los militantes, que "conlleva grandes deficiencias en el funcionamiento del día a día", y por ello insiste en que se necesitan "cuadros formados y con experiencia".

El magistrado acusa a los encarcelados de integración en organización terrorista, por dirigir a los movimientos juveniles bajo la dirección de ETA, coordinando actos de coacción a distintos colectivos sociales y por organizar actos de kale borroka según la estrategia marcada por ETA.

Miles de personas se manifestaron ayer en Bilbao, en protesta por las detenciones de los miembros de Segi. La protesta, convocada por un ciudadano particular y respaldada por la izquierda abertzale, contó con la asistencia de destacados miembros de Aralar y de Eusko Alkartasuna y del sindicato LAB.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de noviembre de 2009