Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Frente a los piratas, la mayoría paga

Escasos países se han atrevido al uso de la fuerza y pocos lo han logrado sin bajas

Más de 1.500 rehenes y 88 barcos secuestrados en los últimos dos años. Es el extenso currículum de éxitos de los piratas somalíes. Han capturado barcos de todas las nacionalidades y banderas posibles, pero a la hora de escoger a sus presas, prefieren barcos grandes y de tripulación europea. "Son más caros", reconoce Stephen Askins, abogado de uno de los bufetes británicos que se ofrece como mediador a los armadores durante los secuestros. La mayoría se han resuelto pagando. Entre 2007 y 2009, 46 barcos fueron liberados previo pago de rescate. Sólo 14 se resolvieron por la fuerza y no siempre terminaron bien, si la medida del éxito es la ausencia de bajas. Además, en la mayoría de países existen pactos tácitos para excluir este tipo de cuestiones de la bronca política. Lo que sigue es un análisis de cómo están abordando el problema.

Un rehén y varios piratas murieron en operaciones del Ejército francés

Casi todos los Estados excluyen este tipo de temas de la bronca política

Cinco secuestradores juzgados en Holanda amenazan con solicitar asilo político

Varios Gobiernos piden un tribunal internacional para juzgar a corsarios

- Holanda: primer juicio a piratas en Europa. El primer secuestro se resolvió tras pagar un millón de dólares. Del segundo y último hasta ahora, no trascendió el monto del rescate. Un tercer ataque, frustrado, dio con cinco piratas en una cárcel holandesa. Cayeron al mar al intentar asaltar el Samanyulo, fueron auxiliados por la marina danesa y entregados a Holanda. Cinco meses después, comparecieron ante los jueces de Rotterdam. Fue el primer juicio de este tipo en Europa, y llegó precedido de agrios debates parlamentarios. El proceso obligó a desempolvar códigos antiguos, y puso muy nervioso al Gobierno holandés cuando oyó a los abogados de los detenidos decir que sus clientes "pobres y desesperados" querían pedir asilo político. El Parlamento en pleno exigió explicaciones al Ejecutivo. El ministro de Exteriores propuso la creación de un tribunal especial contra la piratería, tal vez en Kenia. Se debatirá en una conferencia internacional el próximo 7 de julio, en La Haya.

- Francia: asaltos e infantes de marina. Es el único país de la UE que ha embarcado infantes de marina en los buques. En abril de 2008, un grupo de piratas secuestró a 30 tripulantes de un velero de lujo, Le Ponant. Una semana después, el armador pagó un rescate y los piratas liberaron el barco. El ejército persiguió a los secuestradores en su huida y horas después, helicópteros especiales de la armada francesa bombardearon el refugio de los piratas en tierra. Murieron tres corsarios y otros fueron detenidos. Parte del botín fue recuperado, según el Estado Mayor francés.

Las fuerzas especiales francesas liberaron poco después otro velero, el Carre d'As IV. Pero en abril de este año fue secuestrado otro más con dos parejas y un niño de tres años a bordo. No hubo rescate. Fuerzas especiales francesas procedentes de la base de Yibuti tomaron al asalto el Tanlit. En la operación murió un rehén y dos piratas. Otros dos secuestradores fueron arrestados y enviados a Francia, donde serán juzgados. Tras el asalto, el presidente de la República, Nicolas Sarkozy, aseguró que estaba "determinado" a "no ceder al chantaje de los piratas". Ninguno de estos incidentes provocó especial polémica en Francia, donde un pacto tácito que se respeta desde hace años excluye del enfrentamiento político diario dos cuestiones: la política exterior y la política militar.

- EE UU: tres piratas muertos.

En abril de este año, un grupo de piratas asaltó el carguero Maersk Alabama y, tras un enfrentamiento con la tripulación, lo abandonó con el capitán Richard Phillips como rehén. Mantuvieron a la nación en vilo, a la deriva en un bote salvavidas, durante cinco días. El presidente Obama autorizó al grupo de operaciones especiales de la Marina que intervinieran. Mataron a tres piratas y salvaron al rehén.

Obama prometió redoblar los esfuerzos en Washington para luchar contra la piratería. La Secretaria de Estado, Hillary Clinton, presentó un programa para desarmar a los piratas que incluye más cooperación internacional y congelar los recursos de los grupos criminales. Además, el ejército ha emprendido un silencioso y lento despliegue militar en la zona, comenzando en las Seychelles.

En el Senado, el demócrata Russ Feingold ha pedido reiteradamente otro enfoque: "No nos podemos permitir depender sólo de acciones militares para combatir a los piratas... Ese enfoque podría fomentar la desesperación y el antiamericanismo en Somalia".

- Alemania: asalto abortado. Los piratas que secuestraron el carguero alemán Hansa Stavanger el pasado 4 de abril pertenecían al mismo clan que capturó al Alakrana. Los piratas liberaron a sus 24 tripulantes a los cuatro meses tras cobrar un rescate de 2,7 millones de dólares. Un comando de la unidad antiterrorista GSG 9 de la Policía Federal abortó el asalto al buque para evitar un posible baño de sangre a bordo. Según medios alemanes, porque los ministerios de Interior y Defensa no lograron ponerse de acuerdo. El entonces ministro de Defensa Franz Josef Jung propuso una reforma de la Constitución para permitir al Ejército que pueda realizar operaciones similares en el futuro. La fragata Mecklenburg-Vorpommern llegó a acercarse al barco secuestrado, pero se alejó tras las amenazas de los piratas de matar a sus rehenes. El pasado 19 de julio también fue liberado el Victoria tras pagar más de un millón de dólares de rescate.

- Rusia: en contra de la vigilancia privada. La tripulación rusa del Thai Union III está en manos de los piratas y la negociación para liberarles, muy dura, se prolonga ya por tres semanas. En julio, Rusia envió buques de guerra al golfo de Aden. El presidente, Dmitri Medvédev, ha asegurado que aumentará su presencia y ha insistido en la necesidad de crear un tribunal internacional especial para juzgar a los piratas. La oposición apoya la política del Kremlin. Que se sepa, el Gobierno nunca ha entrado en negociaciones para pagar rescate. Además, los rusos consideran peligroso armar a la tripulación de los mercantes. Alexandr Oblovati, jefe del servicio de seguridad del Departamento de la Flota Marítima, explica: "El tener una decena de kaláshnikovs no salvará la situación, ya que los piratas están mucho mejor armados, con cañones y lanzaminas. Nosotros somos partidarios de lo que llamamos variante inglesa, a saber, el total sometimiento a los corsarios. Porque nuestra preocupación fundamental es la seguridad de la tripulación y no la conservación de la carga o el dinero del barco".

También Ucrania sufre a los piratas. Hoy hay 24 ucranios, entre ellos dos mujeres, una de ellas menor, y un bebé, secuestrados a bordo del Ariana. El Gobierno ucranio va a participar en la Operación Atalanta.

- Reino Unido: el país de los mediadores. Los piratas piden siete millones de dólares para liberar al matrimonio británico secuestrado el pasado 23 de octubre en su velero, Lynn Rival . La posición oficial del Reino Unido es la de "nulas concesiones ante quienes toman rehenes", pero la ley británica permite a los armadores pagar rescates si no se demuestre que los secuestradores tienen conexiones con grupos terroristas -los servicios de inteligencia están convencidos de que Al Qaeda opera en Somalia-. Las navieras suelen recurrir a bufetes y compañías aseguradoras que ejercen de intermediarios sin necesidad de informar a las autoridades. Pero los familiares del matrimonio no pueden pagarlo y el Gobierno no está dispuesto. La oposición no se ha enfrentado al Ejecutivo en este tema porque los asuntos de interés nacional se mantienen al margen de las disputas políticas. Un sector de la prensa denunció que la Royal Navy fue testigo pasivo del secuestro. El Ministerio de Defensa alegó que no abrió fuego para no ponerles en peligro.

- China. Llamada a la ONU. Los navíos de la armada china desplegados en el Índico no pudieron hacer nada para impedir el secuestro el pasado 19 de octubre del mercante Xin Hai, con 25 tripulantes a bordo. El Gobierno chino ha asegurado que está negociando su liberación, pero no da detalles. Sus captores aseguran que será pronto porque han acordado con los propietarios un rescate de 3,5 millones de dólares.Han surgido voces para que China asuma el liderazgo en la coordinación de los buques de guerra en la zona, pero Pekín dice que es papel de la ONU. Proponen que se definan áreas por países, en lugar de que los navíos realicen extensas labores de patrulla o sigan a los barcos de su nacionalidad.

Información elaborada por: Isabel Ferrer, Antonio Jiménez Barca, David Alandete, Juan Gómez, Rodrigo Fernández, Patricia Tubella y José Reinoso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de noviembre de 2009