Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Xunta retira las cuotas de mujeres en las cofradías

La nueva Ley de Pesca blinda la hegemonía masculina en el sector

La nueva Ley de Pesca impulsada por el PP "relegará" a un segundo plano el papel de la mujer dentro del organigrama pesquero de Galicia, en palabras de la portavoz socialista Marisol Soneira. PSOE y BNG dejaron clara su oposición al texto promovido por la Xunta, que tira por tierra los ejes de la norma que sacó adelante el bipartito y que debía entrar en vigor en diciembre. Aquel proyecto preveía, por primera vez, la aplicación de listas paritarias en las elecciones de las cofradías para abrir la dirección de estas entidades a las mujeres. El actual Ejecutivo presentó, y aprobó ayer en comisión parlamentaria con los votos mayoritarios del PP, 96 modificaciones en un solo artículo, que en la práctica suponen una nueva ley y que descarta la puesta en práctica de esta medida. Un documento que recibió el respaldo del Consello Galego de Pesca (sólo se desmarcó UGT) y blinda la hegemonía masculina en las cofradías, pese a la contundente presencia femenina a pie de playa.

El nacionalista Bieito Lobeira considera el texto "un retroceso" al recuperar "el papel estrella del patrón mayor" que garantizará, a su juicio, la sucesión de conflictos internos porque "la asamblea general no decide". Así, los pósitos seguirán padeciendo "un déficit democrático" al excluir, de nuevo, a los sindicatos y rechazar el fomento de la presencia femenina. "Lo que quieren es que las cofradías sigan siendo dependientes, que se puedan manejar porque así fue históricamente", apostilló Soneira. Ante el rechazo de BNG y PSOE, el portavoz popular José Manuel Balseiro puso de manifiesto que las enmiendas propuestas por su grupo cuentan con el respaldo del sector y acusó a los socialistas de realizar una crítica "destructiva".

Bateas

Por otro lado, Soneira avanzó que la fórmula de las concesiones para regular la actividad del sector mejillonero -en lugar del concurso público propuesto- crea "inseguridad jurídica" al invadir competencias del Estado. "Va a sembrar confusión", anunció. No obstante, Balseiro recordó que "el PP prometió la puesta a cero de las concesiones" desde la "convicción" del interés general. Y, por si desde Madrid ponen algún obstáculo, lanzó ya un aviso a navegantes: "Esperemos que el PSOE no utilice al Gobierno central para ir en contra de lo que pide el sector mejillonero". Finalmente, Balseiro lamentó la gestión del secuestro del Alakrana y pidió que se tomen las medidas oportunas para que no se vuelva a producir. ¿La solución? Embarcar militares en los buques.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de noviembre de 2009